Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oxfam pide que se suspenda la venta de armas al Gobierno de Israel y las milicias palestinas

Oxfam ha instado a la comunidad internacional a suspender "de forma inmediata" la venta de armas y munición a Israel y a cualquier grupo armado palestino mientras haya un riesgo de violar el derecho internacional.
"Los estados y los pueblos tienen el derecho legítimo de utilizar armas para proteger a sus ciudadanos y ciudadanas de un ataque externo", ha asegurado la ONG en un comunicado. "Pero solo bajo la condición de que el uso de la fuerza respete los principios de necesidad y proporcionalidad, así como el Derecho Internacional humanitario y los Derechos Humanos", ha explicado.
Según Oxfam, el único país que ha suspendido temporalmente la venta de armas a Israel ha sido España que lo ha hecho como respuesta a los acontecimientos ocurridos en Gaza en las últimas semanas. La ONG espera que el resto de la comunidad internacional siga el ejemplo "hasta que Israel pueda ofrecer garantías ejecutables de que las armas no serán utilizadas para cometer violaciones del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos".
El responsable de Oxfam en el Territorio Palestino Ocupado e Israel, Nishant Pandey, ha señalado que "ahora más que nunca la comunidad internacional debe ejercer la máxima presión posible a nivel diplomático y tomar medidas como suspender la venta de armas y munición para demostrar que el mundo no tolerará más violencia y sufrimiento de la población civil".
Oxfam ha participado en la campaña a favor del Tratado sobre el Comercio de Armas, firmado por 118 estados y que exige la prohibición de las transferencias de armas en las que el proveedor sepa que estas se utilizarán para cometer "ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles".
"Esta crisis humanitaria se ha visto alimentada por las armas. Suspender las transferencias de armas y munición es crucial para garantizar que la población civil no sufra más daños. Este conflicto no se puede resolver militarmente. La población civil de ambos bandos se merece un alto el fuego perdurable y un proceso de paz duradero e inclusivo", ha explicado Pandey.