Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PAM advierte de la necesidad de asegurar las carreteras para hacer llegar la asistencia alimentaria

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) de Naciones Unidas ha advertido de la necesidad urgente de asegurar las carreteras de República Centroafricana, para poder proporcionar la asistencia alimentaria que necesitan los desplazados por la violencia del país, que van en aumento.
El PAM ha informado mediante un comunicado de que el lunes consiguió hacer llegar un primer convoy de ayuda humanitaria a Bangui, gracias a la cooperación de las tropas desplegadas en el país, que hicieron posible el traslado de 250 toneladas de arroz y maíz desde la frontera de Camerún hasta la capital.
"El convoy fue retrasado por los continuos puestos de control improvisados establecidos por grupos armados", ha asegurado el programa de la ONU, que ha indicado que los 60 vehículos que transportaban los alimentos fueron escoltados por tropas de la Misión de Estabilización de la Unión Africana (MISCA).
"La buena cooperación con la MISCA, Camerún y las autoridades de República Centroafricana han permitido hacer llegar esta preciada comida cuando nuestros suministros estaban a punto de terminarse", ha afirmado la directora regional del PAM, Denise Brown.
La directora del programa ha advertido de que en las próximas semanas se necesitarán más escoltas, ya que la asistencia alimentaria que llegó a Bangui "apenas representa el cinco por ciento de los cereales que se necesitan para proporcionar asistencia en el país durante un mes".
VEHÍCULOS EN LA FRONTERA
Además, Brown ha informado de que otros 41 camiones cargados con cereales del PAM continúan esperando en la frontera camerunesa, junto a cientos de vehículos. Los conductores temen viajar hacia República Centroafricana, pese a la oferta de escoltar militares en su camino hacia Bangui.
"No podemos permitirnos interrupciones en el flujo de alimentos, de los que dependen tantos desplazados después de haber sido desarraigados por el conflicto. Estamos trabajando con todas las partes para intentar desbloquear la situación en la frontera", ha afirmado Brown.
La directora del PAM también ha hecho referencia a la posibilidad de establecer una ruta por avión para trasladar los alimentos con mayor seguridad "como último recurso", aunque ha recordado que incrementaría los costes.
PASO SEGURO
El PAM ha lamentado que no pueda hacer llegar asistencia a otras zonas del país hasta que los camiones puedan hacer los trayectos de forma segura. Por el momento, la prioridad de la organización es hacer llegar los alimentos al aeropuerto de Bangui, además de haber comenzado a intentar hacer llegar paquetes a Bossangoa, para ayudar a unas 40.000 personas.
Por ello, el programa de Naciones Unidas ha instado a todas las partes involucradas en el conflicto a "permitir el paso seguro y sin obstáculos del personal humanitario y los suministros hacia las personas necesitadas", recordando que ha tenido que suspender la asistencia a las ciudades norteñas de Bouar y Bozoum debido a los intensos enfrentamientos.
Por último, el PAM ha indicado que para hacer llegar asistencia alimentaria a los desplazados "en un futuro inmediato", se requiere el un nuevo fondo, que debería ser establecido antes de la temporada de lluvias, que comienza el próximo mes de mayo.