Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PE avisa de que no habrá "privilegios" para Ankara y no aprobará fin de visados si no cumple exigencias

El pleno del Parlamento Europeo ha avisado este miércoles de que no habrá "privilegios" en el trato para Turquía a la hora de decidir sobre la liberalización de los visados, por lo que no aprobará eximir de esta obligación a los ciudadanos procedentes de este país hasta que Ankara cumpla con todos los requisitos marcados por la UE.
Los principales grupos en la Eurocámara, entre ellos el Partido Popular Europeo, los Socialistas y Demócratas y los Liberales europeos (ALDE) han expresado "de manera general" su apoyo a la liberalización de visados, pero han recalcado que cumplir la 'hoja de ruta' y los 72 criterios que en ella se describen es un requisito inevitable.
"No podemos apoyarlo en el Parlamento Europeo antes de que se cumplan todos los requisitos y de que el Consejo lo apruebe", ha dicho la 'popular' búlgara Mariya Gabriel.
"No se debe obviar que no ha cumplido todas las condiciones", ha advertido, por su parte, la socialista eslovena Tanja Fajon, que ha instado a "no hacer oídos sordos" al hecho de que el Gobierno turco no haya asumido aún los cambios que se le exigen en materia de protección de datos y lucha antiterrorista.
Más duras han sido las intervenciones de los grupos liberal y de izquierdas, que han pedido a los Estados miembros que no cedan al "chantaje" de Erdogan.
"Hoy Erdogan dice al Parlamento europeo que si tomamos una decisión equivocada los refugiados seguirán llegando a Europa. Eso es chantaje, nos chantajea porque somos débiles, porque estamos desunidos", ha lamentado la liberal holandesa Sophia in't Veld, que cree que para los líderes de la UE "es más fácil llegar a acuerdos con dictadores" que consensuar una política migratoria común.
En nombre de los Conservadores y Reformistas Europeos, Helga Stevens ha pedido dejar claro que no puede haber privilegios para Turquía, sino que este país debe cumplir "estrictamente" los compromisos. "Es lamentable el comportamiento de la Comisión con un dictador", ha añadido.
Para la Izquierda Unitaria, la presión migratoria permite a Erdogan "chantajear" a los Veintiocho y reclamar el fin de los visados, pese a que "la democracia está en tela de juicio" en Turquía, por la reiterada violación de derechos fundamentales.
"Soy favorable a la liberalización de visados de manera general, pero no de cualquier manera, ni bajo cualquier condición y cerrando los ojos a lo que ocurre en Turquía", ha expuesto Marie-Christine Vergiat (Izquierda Unitaria).
La líder de Los Verdes, la alemana Rebecca Harms, ha pedido a la Unión Europea que no sea un "actor que cierra los ojos ante estas violaciones del Estado de derecho" y ha alertado de que no se debe utilizar la política de visados para apoyar el "camino autoritario" de Erdogan.
"El acuerdo de la UE con Turquía es ilegal, lo sabemos todos", ha criticado, por su parte, el euroescéptico italiano Fabio Massimo Castaldo, quien ha acusado a los 28 de querer "esconder bajo la alfombra turca el polvo europeo".
Castaldo ha apuntado el esfuerzo de Turquía para acoger a unos tres millones de refugiados, pero ha diferenciado el papel de "sus gobernantes", que persiguen la libertad de expresión o "cierran los ojos" ante el grupo terrorista Estado Islámico. "Esos gobernantes nunca podrán ser nuestros amigos", ha zanjado.
La líder del ultraderechista francés Front Nacional, Marie le Pen, ha denunciado también el uso de la migración por Turquía para presionar a la UE: "Quiere hacer ceder a Europa con el arma de la migración y promete protegeros de la amenaza que él mismo ha creado".
El Ejecutivo comunitario presentó el pasado 4 de mayo una propuesta para acordar en junio la exención de visados de corta duración para los ciudadanos turcos que visiten la UE durante menos de 90 días. Bruselas admitió entonces que Ankara debe cumplir aún con cinco de los 72 requisitos fijados, pero confió en que lo haga a tiempo.
La Eurocámara, por su parte, consideró la petición de la Comisión prematura y advirtió de que no iniciará el proceso para la liberalización de visados mientras no haya garantías "escritas" de Bruselas respecto a que se han logrado los 72 criterios.
ACUERDO BENEFICIOSO PARA LA UE
La ministra holandesa de Defensa, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, Jeanine Hennis-Plasschaert, ha advertido de que los Estados miembros no han acordado por el momento una posición consensuada sobre este asunto, que sólo ha sido discutido a 28 de manera preliminar.
En cualquier caso, ha recordado que las autoridades turcas deben cumplir aún con siete de los 72 criterios que le exige la Unión Europea para poner fin a la exigencia de visados y ha confiado en que Ankara "intensifique los esfuerzos".
"Turquía tiene aún muchos deberes por hacer", ha recalcado en su intervención ante los eurodiputados, cuyas dudas sobre la permisividad hacia el presidente turco, Recep Tayyip, le han llevado a recalcar más tarde que este país "será juzgado sobre sus méritos"
Por su parte, el comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, ha defendido la propuesta de Bruselas de dejar de exigir visado de corta duración a los ciudadanos turcos a partir de junio, siempre que el Gobierno turco cumpla con las exigencias.
Avramopoulos ha subrayado la necesidad de profundizar la cooperación con Turquía, al tiempo que ha recalcado la importancia de que las autoridades turcas tomen las medidas necesarias para equiparar la protección de datos a los estándares europeos..
También ha subrayado que el mecanismo de emergencia para suspender la exención de visados que Bruselas quiere reforzar es "una provisión horizontal, que se aplicará a todos los países" que se benefician de la exención y no está hecho a medida de Turquía.
Tanto la ministra holandesa como el comisario europeo han recalcado los beneficios para la Unión Europea que supone estrechar la colaboración con Ankara, desde la caída del flujo migratorio irregular a través de su frontera, hasta la posibilidad de un mejor control en la frontera con la introducción de los pasaportes biométricos de cara al fin de los visados.