Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PE da luz verde a acuerdo para transferir datos de viajeros para la lucha antiterrorista con Australia

El Pleno del Parlamento Europeo ha dado luz verde al nuevo acuerdo para transferir datos de pasajeros aéreos a Australia con el objetivo de reforzar la lucha contra el terrorismo internacional con los votos a favor de 463 eurodiputados, 96 en contra y 11 abstenciones, y ha tumbado una enmienda a la resolución parlamentaria sobre el acuerdo introducida por el Grupo de Izquierda Unitaria para que el Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo determinara antes la legalidad del acuerdo.
En virtud del mismo, firmado por la UE y Australia en septiembre, Canberra se compromete a utilizar los datos sólo para "prevenir, detener, investigar o juzgar crímenes terroristas o graves amenazas criminales transnacionales" y su Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras se compromete a informar de forma "legalmente vinculante" a los Estados miembros y las instituciones europeas de "cualquier pista de Inteligencia relevante para la UE" en base al análisis de estos datos.
El acuerdo, que cubre los próximos siete años y reemplaza a uno anterior de 2008, sólo permitirá a Australia almacenar los datos durante un periodo "limitado" de cinco años y medio, pero el Gobierno de Canberra se compromete a eliminar, después de tres años de su entrada en vigor, aquellos datos "que puedan llevar a la identificación del pasajero".
Se trata de datos personales que los pasajeros aportan de manera voluntaria a las aerolíneas al reservar un vuelo y facturar su equipaje e incluye datos como el nombre, las fechas de viaje y el itinerario, dirección y teléfono, el número de tarjeta o el operador contratado, entre otros.
Australia también se compromete a garantizar "un régimen de protección de datos robusto" al prohibir de forma "absoluta" la utilización de datos sensibles como la raza, origen étnico, confesión, orientación sexual o enfermedades, introducir "fuertes" requisitos para proteger los datos y la integridad de las personas, así como "el derecho de acceso, rectificación o eliminación" de los datos por los pasajeros individuales y su "cobertura administrativa y legal" necesarias para ello.
El acuerdo es más garantista que el anterior, aunque tampoco satisface plenamente las demandas de los eurodiputados. La ponente del acuerdo en la Eurocámara, la eurodiputada holandesa liberal Sophia Veld reconoce "un logro muy importante" el uso "limitado" de los datos --sólo para la lucha antiterrorista y crímenes transnacionales serios-- aunque admite "algunas preocupaciones" como "la necesidad y proporcionalidad" del almacenamiento "en masa" de datos, no suficientemente justificado para los eurodiputados.