Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder del PKK aboga por acelerar el proceso de paz tras los últimos enfrentamientos en el país

El líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdulá Ocalan, ha abogado este jueves por acelerar el proceso de paz con el Gobierno tras los últimos enfrentamientos entre manifestantes kurdos y las fuerzas de seguridad, que se han saldado con 29 muertos.
"Tuvimos la oportunidad de intercambiar mensajes con Ocalan la noche pasada (por el miércoles). Nos gustaría indicar que ha pedido a todas las partes que aceleren el diálogo ante el peligro de las provocaciones y las masacres", ha dicho el copresidente del prokurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP), Selahattin Demirtas.
Demirtas ha defendido que las manifestaciones fueron convocadas para expresar apoyo a la situación que atraviesa la localidad siria de Kobani, de mayoría kurda, asediada por el grupo terrorista Estado Islámico desde hace varias semanas.
"Queríamos mostrar nuestro apoyo a Kobani a través de manifestaciones, pero sin saqueos, destrucción o asesinatos. No abogamos por la violencia y pedimos a todo el mundo que siga nuestras peticiones", ha agregado, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Las conversaciones de paz entre el PKK y el Gobierno turco comenzaron en octubre de 2012 con el objetivo de dar fin al conflicto que ha provocado más de 40.000 muertos en tres décadas, y que ha detenido el crecimiento de la región del sudeste de Turquía, de mayoría kurda.
El proceso de paz se ha convertido en una urgencia adicional para Turquía después de que las milicias kurdas comenzaran a luchar en la guerra civil del país vecino, en busca de una mayor autonomía en diferentes partes del norte de Siria, junto a la frontera.
Ankara teme que la violencia en sus intentos de conseguir una mayor autonomía puedan envalentonar al PKK en suelo turco, y acaben poniendo en peligro el proceso de paz.
Los líderes kurdos han hecho un llamamiento al Gobierno turco para llevar a cabo las reformas previstas en las conversaciones de paz con Ocalan, sin embargo, Ankara ha asegurado que para cumplir su parte del trato, los kurdos tienen que acelerar la retirada de su tropas del norte de Irak.
Estas reformas incluyen pasos para impulsar los derechos de la minoría kurda, incluyendo la abolición de la ley antiterrorista bajo la cual miles de kurdos han sido encarcelados por su relación con el PKK. A través de las reformas también podría garantizarse el derecho a recibir una educación en lenguaje kurdo, así como disminuir el número de votos que necesitan los partidos para entrar en el Parlamento.