Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PPE dice que Polonia "ha cruzado una línea roja" y pide a la UE medidas por romper el Estado de Derecho

El grupo del Partido Popular Europeo (PPE) ha reclamado que la Unión Europea tome medidas contra Polonia tras denunciar que el Gobierno ultraconservador polaco de Beata Szydlo "ha puesto fin al Estado de Derecho y la democracia" en el país y ha "cruzado una línea roja" tras la aprobación de la reforma judicial por la cámara baja del Parlamento polaco este miércoles con la que da la espalda "para siempre" a la independencia judicial.
"Una línea roja se cruzó ayer. Con este voto, el PiS está poniendo fin al Estado de Derecho y la democracia en Polonia y está abandonando los valores de la comunidad europea", han denunciado el presidente del grupo del Partido Popular Europeo, Manfreb Weber, y el vicepresidente del grupo encargado de Asuntos Jurídicos y del Interior, Esteban González Pons, en un comunicado conjunto.
Ambos han considerado que "el voto apresurado en el Sejm polaco sobre la reforma de la justicia es un punto de inflexión para Polonia" dado que "con este cambio de ley, el PiS está dando la espalda para siempre a la independencia de la justicia" a su juicio y han instado al Gobierno polaco a "abandonar" la reforma.
En todo caso, han instado a la Comisión Europea y a los Veintiocho a "reaccionar a esta violación grave de los valores fundamentales de la UE y a tomar medidas contra el Gobierno polaco".
La Comisión Europa decidió hace más de un año iniciar el mecanismo creado para la protección del Estado de derecho en la UE y que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho a voto de Polonia en el Consejo, aunque ello requiere el visto bueno unánime de todos los países. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha asegurado en el pasado que vetaría esta posibilidad.