Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Palau acepta acoger a los 17 presos uigures chinos de Guantánamo

La semana pasada, Washington solicitó a su ex colonia que acogiera a los presos chinos por el rechazo de la oposición republicana a que fueran encarcelados en EEUU después de que el presidente estadounidense, Barack Obama (en la foto), anunciara el inminente cierre de Guantánamo. EFE/Archivotelecinco.es
La remota nación insular de Palau en el Pacífico Sur aceptó hoy acoger a los 17 presos chinos del centro de detención de Estados Unidos en Guantánamo (Cuba) cuando éste sea clausurado, informó la radio de Nueva Zelanda.
Así lo confirmó el presidente de Palau, Johnson Toribiong, quien precisó que se trata de un gesto humanitario para evitar que los reclusos sean devueltos a China, donde serán perseguidos por ser miembros de un grupo separatista de la etnia musulmana de los uigur.
"Queremos ayudarles a que puedan reanudar sus vidas con la mayor normalidad posible", dijo Toribiong en una nota oficial.
La semana pasada, Washington solicitó a su ex colonia y antaño posesión española, que acogiera a los presos chinos por el rechazo de la oposición republicana a que fueran encarcelados en EEUU después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara el inminente cierre de Guantánamo.
En 2004, el Pentágono concluyó que no eran "combatientes enemigos" pero los mantuvo encarcelados a la espera de que un tercer país les diera refugio.
Hace un año, el Gobierno chino rechazó que los uigures fueran enviados a Canadá, que se había ofrecido para acogerles, y la Unión Europea también se lo planteó tras el cambio en la política llevado a cabo por Obama.
De regresar a China, los 17 reos, detenidos en Afganistán en 2001, se enfrentan a la pena de muerte por pertenecer al Movimiento de Liberación del Turkestán Oriental, tachado de grupo terrorista por Pekín.
La organización busca la independencia de la región occidental de Xinjiang, antaño dominada por musulmanes descendientes de los turcomanos y que contiene enormes reservas de recursos naturales expoliados por la etnia mayoritaria china de los han, según los uigures.
China niega cualquier tipo de persecución contra esa minoría musulmana y reitera que EEUU debe entregarles a los presos para que sean juzgados en su país. EFE
Palau, una diminuta república insular de apenas 20.000 habitantes situada 800 kilómetros al este de Filipinas en el Pacífico Sur, vive fundamentalmente del turismo tras alcanzar en 1994 su independencia formal de Estados Unidos.