Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide a EEUU solucionar conflictos con el apoyo internacional

El Papa Benedicto XVI continúa con su visita por EEUU el día de su 81 cumpleaños. El Pontífice ha pedido al país norteamericano que siga ocupándose de solucionar conflictos con "el apoyo paciente de la diplomacia internacional", en clara alusión a sus intervenciones militares en varios países. El discurso del Papa estuvo centrado en la libertad y en particular, en la libertad religiosa.
El Papa Benedicto XVI, el primero que visita la Casa Blanca en casi tres décadas, fue recibido en la residencia oficial del presidente de EEUU con himnos nacionales y una salva de 21 cañonazos. La ceremonia formal de bienvenida se ha celebrado en los jardines de la Casa Blanca donde ha sido recibido por George Bush y Laura Bush y se han concentrado cerca de 15.000 fieles.
El Pontífice ha comenzado su discurso explicando que llega a EEUU "como amigo y anunciador del Evangelio, como uno que tiene gran respeto por esta vasta sociedad pluralista". En un momento determinado, un grupo de fieles cantó de manera espontánea el "cumpleaños feliz".
Benedicto XVI ha explicado que "los católicos de América han ofrecido y siguen ofreciendo una excelente contribución a la vida de su país". El Papa ha destacado cómo "las creencias religiosas" han sido una "constante inspiración" y una fuerza de orientación en EEUU, y ha indicado como ejemplos la lucha contra la esclavitud y el movimiento de los derechos civiles.
Joseph Ratzinger ha deseado "justicia, prosperidad y paz" al país, y ha concluido con una de las frases símbolo en EEUU: "Que Dios bendiga a Estados Unidos". La gran aglomeración que ha provocado la presencia de Benedicto XVI contrasta con los cerca de 7.000 personas que acudieron el año pasado durante la visita de la reina Isabel II de Inglaterra. CGS