Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un libro revela que el Papa Juan Pablo II se flagelaba regulamente

El sacerdote polaco Oder ha escrito junto al periodista el libro "Perché e santo" (Porqué es santo") que sale este miércoles a la venta en las librerías.
La obra señala que Juan Pablo II solía infligirse daños corporales y se flagelaba, especialmente durante la Cuaresma, y dormía en el suelo.
Según mantiene Oder, Wojtyla se flagelaba ya en su época de arzobispo de Cracovia y el personal del arzobispado lo sabía y algunos incluso lo escuchaban quejarse ante el dolor, aunque él intentaba que no se dieran cuenta que había dormido en el suelo deshaciendo la cama.
Esa costumbre la mantuvo incluso de Papa y Oder señala que en su apartamento del Vaticano tenía entre las sotanas un cinturón que usaba como disciplina. Esa fusta se la llevaba cada vez que marchaba a la residencia de Castel Gandolfo.
Renuncia al Papado
Según el libre, Juan Pablo II firmó en 1989 una carta en la que expresaba su voluntad de renunciar al Papado si sufría una enfermedad incurable que le impidiera ejercer.
Así, en 1994, cuando se encaminaba a los 75 años, fecha en la que los obispos y cardenales están obligados a presentar su dimisión al Pontífice, Juan Pablo II también se preguntó si debía aplicarse esa norma y llamó a consultas a responsables de la Secretaria de Estado y a los colaboradores y amigos más íntimos.
Al final, Juan Pablo II decidió "ponerse en manos de la Providencia", según cuenta Oder, que coincide con lo ya afirmado en 2008 al respecto por el cardenal Giovanni Battista Re, que fue uno de sus estrechos colaboradores.
Ya en su testamento, abierto el 7 de abril de 2005, cinco días después de su muerte, Juan Pablo II dio a entender que pensó en la posibilidad de renunciar al papado tras el jubileo del 2000, una vez conducida la Iglesia al tercer milenio.
El pasado 19 de diciembre, Benedicto XVI proclamó "venerable" a Juan Pablo II, primer paso hacia la santidad del Pontífice polaco. EPF