Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento de Ecuador debate un texto de rechazo y condena a la amenaza británica

La Asamblea Nacional de Ecuador ha debatido este jueves un texto de rechazo y condena a la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada del país andino en Londres para detener al fundador de Wikileaks, Julian Assange.
El presidente del Parlamento, Fernando Cordero, ha informado de que durante unas cuatro horas los distintos grupos políticos han debatido un texto, no para tratar el asilo diplomático concedido a Assange, ya que es una facultad del Gobierno ecuatoriano, sino para "defender la dignidad y soberanía" del país.
"Más allá de las diferencias políticas que pueda haber entre bancadas legislativas, lo que nos debe unir es la defensa de nuestra dignidad, de nuestra soberanía, eso no tiene ideología, porque todos somos ecuatorianos", ha dicho.
Así, ha expresado su confianza en que la Asamblea Nacional "rechace y condene esta intimidación, porque viola las normas internacionales, en concreto, un principio reconocido ante Naciones Unidas por todo el mundo que entiende que el asilo es un acto humanitario".
Además, el presidente de la sede legislativa ha adelantado que en las próximas horas el Gobierno ecuatoriano denunciará el caso ante el Parlamento Latinoamericano y la Unión Interparlamentaria, según informa la cadena TeleSur.
CASO WIKILEAKS
La diplomacia latinoamericana se ha puesto en marcha este jueves, después de que el Gobierno ecuatoriano revelara que Reino Unido ha amenazado con asaltar su Embajada en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.
La situación se ha agravado horas después, cuando el Gobierno ecuatoriano ha concedido asilo diplomático al fundador de Wikileaks, que lleva desde el pasado 19 de junio en la Embajada a la espera de que las autoridades del país andino le den una respuesta.
Ello ha suscitado las críticas de Reino Unido, que ha negado el salvoconducto a Assange para permitir que viaje a Ecuador, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditar al fundador de Wikileaks a Suecia.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.