Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento australiano retira la prohibición del uso del velo islámico dentro de la institución

El Parlamento australiano ha decidido retirar este lunes la prohibición de llevar velo islámico en el interior de las dos cámaras que componen la institución, según ha informado la BBC.
A principios de octubre, el Parlamento de Canberra decretó que cualquiera que entrara en las cámaras con la cara cubierta con prendas como el burka o el niqab tendría que sentarse en un zona separada. La medida fue interpretada como discriminatoria y no tardó en despertar críticas.
Aun así, pese a poder usar estas prendas de nuevo dentro del Parlamento desde este lunes, las autoridades han explicado que las mujeres tendrán que enseñar su rostro a los responsables de la seguridad.
"Una vez que han pasado por este proceso, los visitantes son libres de moverse por los espacios comunes del edificio con la cara cubierta, incluyendo todas las galerías de la cámara", ha explicado en un comunicado el Departamento de Servicios Parlamentarios.
El presidente del Senado, Stephen Parry, ha dicho que la prohibición se adoptó teniendo en cuenta los rumores que apuntaban a que el pasado 2 de octubre un grupo de personas tenía pensado acudir a la cámara con velo islámico para protestar en el turno de preguntas dirigidas al primer ministro australiano, Tony Abbott.
Además ha asegurado que la medida, desde el primer momento, estaba destinada a ser temporal. El jefe del Gobierno australiano, que ya ha definido anteriormente el burka como un elemento de "confrontación", había pedido al presidente del Parlamento, Bronwyn Bishop, que "reconsiderase la decisión".
La medida se presentó en medio de un ambiente de temor ante posibles ataques terroristas y por la creciente preocupación por la incorporación de yihadistas procedentes de Australia en el grupo terrorista Estado Islámico.
Australia se ha unido a la coalición liderada por Estados Unidos para frenar el avance del grupo terrorista en Irak y Siria. Dentro del país, la Policía australiana ha llevado a cabo redadas antiterroristas en las últimas semanas.
Los más críticos con la medida han alegado que, al existir protocolos de seguridad específicos que obligan a pasar por un control a todas las personas que quieran acceder al Parlamento, no existe la necesidad de que las mujeres que usen el velo islámico sean consideradas una amenaza específica. En Australia viven cerca de medio millón de musulmanes, poco más del 2 por ciento de la población total.