Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento italiano aprueba la supresión de las provincias

Quedarán relegadas a un segundo plano y serán relevadas por ciudades metropolitanas y la unión de ayuntamientos
La Cámara de Diputados italiana ha dado este jueves el sí definitivo a la supresión de las provincias y a la fusión de algunas ciudades y municipios del país gracias al respaldo de los partidos que sustentan al Gobierno de Matteo Renzi y con el firme rechazo de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi.
Tras el visto bueno por parte del Senado la semana pasada, el llamado proyecto de ley Delrio ha recibido el respaldo de 260 diputados, mientras que 158 han votado en contra y siete se han abstenido. A favor se han pronunciado el Partido Democrático, el Nuevo Centroderecha, Opción Cívica y Populares por Italia, mientras que en contra se han pronunciado Forza Italia, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga Norte, entre otros.
La norma supone una modificación de la estructura de las entidades locales en Italia y permitirá la fusión entre ayuntamientos con el fin de que sean estos los encargados de suplir las funciones que hasta ahora realizaban las provincias.
Asimismo, se crearán un total de diez ciudades metropolitanas, que serán una realidad a partir del próximo 1 de enero, mientras que las provincias perderán sus funciones, todo ello a la espera de la reforma del Título V de la Constitución, que deberá terminar de delinear el mapa administrativo.
Así las cosas, a partir de enero, además de Roma habrá otras nueve ciudades metropolitanas: Turín, Milán, Venecia, Génova, Bolonia, Florencia, Bari, Nápoles y Reggio Calabria. Entre las funciones que tendrán estas ciudades metropolitanas figuran la planificación territorial general, la movilidad y la viabilidad, la promoción y la coordinación del desarrollo económico y social y de los sistemas de informatización y digitalización, informan los medios.
Estas ciudades estarán dirigidas por un alcalde metropolitano, quien no será elegido por los ciudadanos y que ejercerá su cargo a título gratuito, con dos asambleas: el consejo metropolitano, órgano de dirección y control, y la conferencia metropolitana, que será el órgano deliberativo y tendrá función consultiva sobre el presupuesto.
LA OPOSICIÓN HABLA DE "GOLPE DE ESTADO"
El debate en la Cámara ha sido agitado. Durante el mismo, el líder de Forza Italia en la Cámara Baja, Renato Brunetta, ha gritado varias veces "esto es un golpe de Estado", "votemos juntos no".
Desde la Liga Norte, su 'número dos' en la Cámara, Matteo Bragantini, ha hablado de "falsa reforma". "En realidad no se abolen las provincias, sino que son transformadas en un ente de segundo nivel eliminando de este modo la democracia", ha denunciado.
"El presidente ya no será elegido por los ciudadanos, sino por los partidos. Si se quieren recortar los costes de la política impidiendo a los ciudadanos votar a esto se le llama régimen", ha subrayado el dirigente de la Liga.
Por su parte, la vicepresidenta de la Cámara, Marina Sereni, miembro del PD, ha considerado que "con la aprobación definitiva de la ley sobre las provincias y las ciudades metropolitanas comienza la simplificación del ordenamiento institucional italiano". El paso definitivo lo constituirá "la reforma constitucional y la nueva redacción del Título V, un recorrido que transforma las provincias en entidades de segundo nivel".