Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento oficial libio fracasa por segunda semana consecutiva a la hora de aprobar el acuerdo de paz

La Cámara de Representantes de Libia, el Parlamento reconocido internacionalmente, ha fracasado este martes por segunda semana consecutiva a la hora de celebrar una sesión para votar el acuerdo de paz, debido una vez más a la falta de quorum.
La votación se ha celebrado un día después del tercer intento por parte de la mayoría por sacar adelante la votación, después de los dos llevados a cabo durante la semana pasada, según ha informado el diario local 'The Libya Herald'.
Debido a que el organismo sólo se reúne para celebrar este tipo de votaciones los lunes y los martes, no se espera que vuelva a haber un nuevo intento hasta el 11 de enero.
Los miembros de la mayoría han comenzado a expresar su frustración y estarían considerando celebrar un encuentro en la ciudad de Ghadames para intentar convencer a los parlamentarios que participan en el boicot para que acudan a votar.
La sesión había sido convocada para aprobar el Acuerdo Político para Libia, firmado el 17 de diciembre en Marruecos, texto que tiene como objetivo la creación de un Gobierno de unidad que estará encabezado por Fayez Sarraj como primer ministro.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la semana pasada una resolución en la que apoya el acuerdo de paz en Libia, recalcando que el Gobierno de unidad será el único reconocido por la comunidad internacional, acabando así con la bicefalia de Libia, hasta ahora con dos gobiernos y dos parlamentos: los oficiales de Tobruk y los rebeldes de Trípoli.
La unidad institucional es una de las claves para acabar con la peor crisis que ha sufrido Libia desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, si bien aún quedan por resolver los continuos combates en el este y la presencia del Estado Islámico en algunas ciudades.
Por ello, la ONU instó a las autoridades libias a finalizar los acuerdos interinos de seguridad y pidió a los estados miembro que estén preparados "para responder urgentemente a cualquier petición de asistencia" por parte de Trípoli.
Sin embargo, Libia ha descartado, al menos a corto plazo, solicitar al Consejo de Seguridad que autorice una intervención militar de la comunidad internacional para acabar con los grupos armados, especialmente con el Estado Islámico.
EL ACUERDO DE SJIRAT
El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso, Serraj, apoyado por un consejo presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.
El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.
El Parlamento, por su parte, quedará constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.
El acuerdo ha contado con el respaldo de más de cien representantes de las delegaciones gubernamentales de Tobruk y Trípoli, aunque no con la firma de los presidentes de las dos cámaras legislativas.