Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento aprueba una ley que permitirá encarcelar a los periodistas que revelen datos de Inteligencia

El Parlamento australiano ha aprobado este miércoles, con el respaldo del principal partido de la oposición, la ley que castigará con penas de cárcel la difusión de contenidos sobre "operaciones especiales de Inteligencia" y que es la primera de una serie de competencias demandadas por el Gobierno del país para combatir el islamismo.
La Cámara de Representantes, con el voto favorable del Partido Laborista, ha dado de paso la competencia que permite que la Organización de Inteligencia y Seguridad de Australia (ASIO, por sus siglas en inglés) --la agencia nacional de espionaje--, pueda acceder a los ordenadores de terceros con el uso de una orden judicial.
Esta medida responde a la necesidad de proteger al país de las amenazas de seguridad emergentes, según el Gobierno. "La primera prioridad del Gobierno es mantener a Australia segura de aquellos que podrían buscar hacernos daño", ha dicho el ministro de Justicia australiano, Michael Keenan, según recoge 'The Australian'.
Con la aprobación de esta nueva competencia, el Parlamento ha dado luz verde a que la ASIO disponga de unos mayores poderes de vigilancia e investigación, entre los que figura un mayor acceso a ordenadores y la posibilidad de inspeccionar los envíos postales y de paquetería.
Además, se castigará la copia, transcripción, eliminación y retención no autorizada de grabaciones relacionadas con los servicios y operaciones de Inteligencia.
Las penas de hasta diez años de prisión por la publicación no autorizada de informaciones de Inteligencia es una de las consecuencias de esta ley que tiene una repercusión mayor sobre el ejercicio del periodismo en el país.
Finalmente, aumentarán las penas para aquellos que identifiquen a los trabajadores del servicio de Inteligencia, a los que, por otro lado, se concederá una inmunidad limitada en el desarrollo de sus operaciones especiales.
OTRAS MEDIDAS
El Legislativo debatirá a mediados de octubre sobre un segundo grupo de medidas contra el terrorismo que se centrarán en los combatientes extranjeros. Además, una tercera ley que permita la recolección de metadatos será aprobada a finales de año.
Entretanto, el Gobierno ha dado a la ASIO una partida de 158,6 millones de euros para combatir el terrorismo durante los próximos cuatro años.
Por otro lado, el portavoz en materia de Justicia de los laboristas, Mark Dreyfus, ha admitido su preocupación por que ahora la agencia estatal de espionaje tenga acceso a los ordenadores de terceros, aunque no cree que los nuevos poderes sean amplios como algunos sugieren.
Además, ha rechazado que los periodistas vayan a detenerse en su labor de publicación de contenidos de Inteligencia sólo por la aprobación de esta nueva competencia.