Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento venezolano desafía "la sentencia del miedo" del Supremo

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Henry Ramos Allup, ha asegurado que seguirá legislando, incluso con la oposición del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), desafiando así la "sentencia del miedo" con la que el alto tribunal ha limitado el poder del Parlamento para revocar a sus magistrados.
"Vamos a seguir legislando a riesgo de que el TSJ siga declarando inconstitucionales las leyes que hagamos en uso de las facultades que nos consagra la Constitución", ha dicho Ramos Allup en una rueda de prensa, según informa el diario venezolano 'El Universal'.
El líder opositor ha subrayado que la sede legislativa "seguirá investigando" los escándalos de corrupción y la situación económica de país, "que no quieren que se conozca", para "resolver los problemas de los venezolanos".
Ramos Allup ha indicado que el objetivo de esta "ominosa sentencia" es, precisamente, "proteger o relevar de su deber constitucional a funcionarios civiles y militares que no quieren venir a la AN para responder sobre materias que conocen y no quieren revelar". "Lo que pretende el TSJ es tender un manto de protección", ha sostenido.
El jefe de la AN ha señalado que "resulta un contrasentido que la Sala Constitucional diga que no podemos interpelar ministros, pero no tocaron la posibilidad que tiene la AN de censurar a funcionarios".
BLINDAJE DEL TSJ
El alto tribunal aclaró el martes que cualquier acto impulsado desde la Asamblea Nacional para revisar el proceso de designación de sus magistrados excede las facultades parlamentarias previstas en la Constitución.
"La revisión y nueva 'decisión' sobre los procesos anteriores de selección y designación de magistrados, incluida la creación de una comisión o cualquier otro artificio para tal efecto, sería evidentemente inconstitucional", dijo.
Por tanto, declaró "la nulidad absoluta e irrevocable de los actos mediante los cuales la AN pretende impulsar la revisión de procesos constitucionalmente precluidos de selección de magistrados y, por ende, de las actuaciones mediante las cuales creó las comisiones especiales designadas para evaluar tales nombramientos".
JUGADA 'CHAVISTA'
La sede jurisdiccional respondió así a los intentos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para cesar a los 13 magistrados titulares y los 21 suplentes del TSJ que fueron designados por el 'chavismo' antes de ceder el gobierno del Parlamento a la coalición opositora.
La designación de los magistrados del TSJ es especialmente importante en el actual contexto político venezolano, con una Asamblea Nacional en manos de la MUD --después de 16 años de hegemonía 'chavista'-- y Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.
El TSJ será el responsable de dirimir los conflictos que se planteen entre Parlamento y Gobierno por la aprobación de leyes, decidiendo en qué casos prevalecerá el veto presidencial y en cuáles la decisión del Poder Legislativo.