Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parte de la oposición se aglutina para pedir una nueva ley electoral en Cuba y una transición democrática

Esperan movilizar a los ciudadanos para conseguir que el régimen acceda a los cambios que plantean de cara a 2018
Una "gran mayoría" de la oposición cubana se ha aglutinado en torno a la plataforma #Otro18 con el fin de reclamar una serie de reformas que pasan por la elaboración de una ley electoral que permita a cualquier ciudadano ser candidato y que desencadenen una "transición gradual en el régimen político" de la isla que culmine con la celebración de elecciones presidenciales abiertas y justas.
La iniciativa surge tras el anuncio de Raúl Castro de que dejará la Presidencia de Cuba en 2018 y de que pidiera a la Asamblea Nacional la elaboración de una nueva ley electoral, ha explicado en Madrid uno de los integrantes de la plataforma, el periodista Boris González, y se sustenta en el "nuevo momento de expresión de la madurez de la oposición cubana" y en la "mayor coincidencia de las organizaciones de la sociedad civil" alentadas por el acercamiento protagonizado entre Cuba y Estados Unidos.
Esta "plataforma ciudadana independiente, incluyente y abierta" está conformada por la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Cuba Independiente y Democrática (CID), Foro Anti Totalitario Unido (FANTU), Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC), Partido Arco Progresista (PARP), Comité Ciudadano de Integración Racial (CIR), Centro de Apoyo a la Transición (CAT) y Asociación Jurídica Cubana (AJC), además de "actores independientes como blogueros y periodistas", ha precisado Yusmila Reyna, integrante de UNPACU.
Según Reyna, la plataforma es fruto de "largas conversaciones" entre organizaciones que representan a una "mayoría importante" de la oposición cubana, que comparten la necesidad de que en el país se celebren elecciones democráticas, y que buscan trasladar a la ciudadanía una "propuesta lo más representativa posible".
Sus miembros reclaman que se lleven a cabo una serie de cambios con el fin de que la transición de poder que deberá tener lugar en 2018 "se produzca no en clave de renovación del autoritarismo sino en clave de renovación del sistema político hacia la democracia", ha resaltado González, para lo que es necesario la celebración de "elecciones libres y competitivas".
AGENDA MÍNIMA Y AGENDA MÁXIMA
En concreto, ha explicado Rolando Ferrer, abogado y miembro de FANTU, la propuesta recoge una "agenda mínima", que recopila los "cambios mínimos que son imprescindibles para que se celebren elecciones libres, justas, competitivas y democráticas", y una "agenda máxima", cuyo objetivo último es la instauración del Estado de Derecho en Cuba y que los cubanos puedan elegir directamente a su presidente.
La agenda mínima reclama una reforma del sistema electoral que pasa por la creación de una Comisión Electoral Nacional independiente y la supresión de las comisiones de candidaturas, controladas por el Partido Comunista, lo que permitiría en última instancia a cualquier ciudadano presentarse como candidato, algo que no ocurre en la actualidad.
Asimismo, ha explicado Rolando Ferrer, también se busca que haya cambios en la ley de asociaciones y partidos para que las organizaciones de la sociedad civil puedan ser reconocidas y presentar candidatos a las próximas elecciones.
"Comenzamos con lo mínimo y pretendemos hacer una grieta que queremos ir ampliando" para realizar una "agenda máxima" que lo que plantea son "cambios constitucionales que son necesarios". Entre estos cambios figura, según la propuesta, el "restablecimiento del cargo de presidente de la República, elegido por el voto popular, universal y secreto" de los ciudadanos con la posibilidad de una única reelección consecutiva.
"ES UN PROCESO POLÍTICO, NO UNA REVOLUCIÓN"
"Lo nuestro es un proceso político no es una revolución latinoamericana más", ha resumido el líder de Arco Progresista, Manuel Cuesta Morúa. "Es un proceso político en el que estamos tratando de que la ciudadanía asuma su rol y su papel en la definición del sistema político".
Se trata, ha añadido, de "un proceso gradual en el que, insertándonos, buscamos transformar la ley para llegar a un estado de derecho y que la gente elija quién va a representar los destinos del país y quiénes van a ser sus representantes en el Parlamento".
De ahí que, ha reconocido Cuesta Morúa, la clave del éxito de #Otro18 sea la ciudadanía. "Sin el apoyo de la ciudadanía no hay posibilidad de que esta propuesta pueda tener éxito", ha reconocido, de ahí el que desde la plataforma ya se esté trabajando para informar a los ciudadanos sobre la propuesta y recabar apoyos.
"Nuestra aspiración máxima sería lograr una verdadera movilización ciudadana", ha afirmado Yusmila Reyna, si bien ha reconocido que "no estamos en condiciones en Cuba de llevar a miles y miles de personas a una plaza pública". No obstante, ha subrayado que se pueden llevar a cabo "muchas acciones que pueden constituir una presión social" sobre el Gobierno para que acepte la propuesta, que ya ha sido presentada a la Asamblea Nacional.
Desde la plataforma se proponen, según Cuesta Morúa, "llegar a la ciudadanía sin atemorizarla". "Lo importante para nosotros es que los ciudadanos nos vean como ciudadanos y no como héroes", ha añadido. Por ello, se está trabajando en estrategias para que "la ciudadanía conozca y se identifique con la propuesta sin temer a la propuesta de cambio que estamos planteando".
SECTORES EN EL CASTRISMO A FAVOR
Asimismo, según el líder de Arco Progresista, hay "sectores" dentro del régimen castrista que "están dispuestos a empujar y que Cuba que comience un proceso de transición no solo económica, sino también social, cívica y política". "Pero obviamente requiere de la presión ciudadana", ha recalcado.
Por otra parte, ha indicado que han venido a Madrid a presentar la propuesta porque quieren que tanto España como la Unión Europea acompañen a Cuba en el "proceso de transición gradual de la ley a la ley" reclamando que los ciudadanos cubanos puedan "votar y elegir libre y democráticamente" a quienes les representan eligiendo entre las "distintas alternativas".
PETICIÓN A ESPAÑA
En el caso de España, ha sostenido que dado que se ha apoyado el proceso de "redemocratización de Venezuela" también puede "liderar" el proceso dentro de la UE para que se reclame a La Habana el que "se respete la voluntad de miles de ciudadanos que están demandando elecciones libres, plurales, democráticas, competitivas y con observadores internacionales".
Asimismo, los integrantes de la plataforma han defendido la necesidad de que se cambie la visión que desde fuera de la isla se tiene de la oposición, resaltando que aunque hay propuestas distintas los principales grupos están de acuerdo en que hay que dejar atrás la confrontación del pasado y trabajar en propuestas concretas para alcanzar el objetivo de un cambio hacia la democracia.