Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Partido para un Egipto Fuerte anuncia su decisión de boicotear el referéndum constitucional

El Partido para un Egipto Fuerte ha anunciado este lunes su decisión de boicotear el referéndum constitucional que se celebrará en Egipto durante el martes y el miércoles, argumentando que las autoridades interinas han fracasado a la hora de garantizar que el proceso sea justo y democrático.
La formación, encabezada por el exalto cargo de la organización islamista Hermanos Musulmanes y candidato presidencial Abdelmoneim Abul Futuh, había abogado previamente por votar 'no' en el referéndum, si bien ha cambiado su postura debido a las "múltiples medidas implementadas" que, a su juicio, van contra los principios democráticos.
Entre estas medidas ha enumerado que la población tenga derecho a votar fuera de su circunscripción electoral, la campaña mediática y el uso de dinero público para respaldar el 'sí', y el arresto de varios miembros del partido que realizaban campaña por el 'no'.
Al menos siete miembros de la formación han sido arrestados en el país en las últimas semanas por estar en posesión de carteles en favor del 'no' en el referéndum, hecho que ha sido condenado este mismo lunes por la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW).
Asimismo, el Partido por un Egipto Fuerte, ha solicitado a los participantes en las manifestaciones que mantengan una actitud pacífica y que no protagonicen ataques contra la propiedad privada, si bien no ha convocado movilizaciones contra la votación, tal y como ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.
"No participaremos en manifestaciones o marchas durante el referéndum, ya que ponemos por delante los intereses de la nación y preservar la sangre de sus hijos", ha remachado la formación a través de un comunicado.
El partido apoyó las protestas multitudinarias previas al golpe de estado que derrocó el 3 de julio de 2013 al entonces presidente Mohamed Mursi. Pese a ello, ha resaltado que sus diferencias con el Gobierno interino "comenzaron el 3 de julio y continuaron con el derramamiento de sangre, los encarcelamientos y las violaciones subsiguientes".