Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín y Pyongyang abordan la reanudación de las conversaciones a seis bandas sobre desnuclearización

El enviado especial de China Wu Dawei se reunió la semana pasada con su homólogo norcoreano Kim Kye Gwan para abordar la reanudación de las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de Corea del Norte, según ha informado hoy el Ministerio de Exteriores chino.
Su portavoz, Hong Lei, ha revelado que Wu viajó el pasado 26 de agosto a Pyongyang en una visita oficial de cinco días con el único objetivo de entrevistarse con Kim para discutir la reanudación de las negociaciones multilaterales.
"Las dos partes intercambiaron sus puntos de vista sobre la actual situación en la península coreana. Siendo más específico, sobre la reanudación de las conversaciones a seis bandas", ha dicho en la rueda de prensa diaria, según informa la agencia de noticias Xinhua.
Las conversaciones a seis bandas comenzaron en 2003 con las dos Coreas, Japón, China, Rusia y Estados Unidos como interlocutores para conseguir la desnuclearización de la península coreana, que pasa por la cancelación del programa norcoreano.
No obstante, se suspendieron abruptamente a finales de 2008 a causa de la violación de los acuerdos alcanzados hasta ese momento por Corea del Norte. Desde entonces, la comunidad internacional ha intentado reanudar las negociaciones multilaterales, pero sin éxito.
El pasado mes de mayo, el enviado especial de Corea del Norte a China, Choe Ryong Hae, anunció la disposición de su Gobierno a reanudar las conversaciones a seis bandas, pero dicho anuncio todavía no se ha materializado.
Estos movimientos se enmarcan en los primeros acercamientos entre Seúl y Pyongyang desde 2011, después de dos años de máxima tensión en los que el régimen comunista ha llegado a declarar el "estado de guerra" en la península coreana.