Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín critica duramente la visita de un ministro japonés al santuario bélico de Yasukuni

El Ministerio de Exteriores de China ha criticado duramente este miércoles la visita realizada durante la jornada ministro de Asuntos Internos y Comunicación japonés, Yoshitaka Shindo, al santuario bélico de Yasukuni, apenas una semana después de que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, acudiera lugar, desatando las críticas de los países de la zona.
La portavoz de la cartera, Hua Chunying, ha indicado que la visita de Shindo "es otra provocación por parte de miembros del Gobierno japonés sobre un asunto histórico", según ha informado la agencia china de noticias Xinhua.
"Este acto muestra de nuevo las peligrosas intenciones de Japón de embellecer a los criminales de guerra y desafiar los resultados de la Segunda Guerra Mundial, así como el orden internacional surgido de la misma", ha agregado.
Por ello, ha solicitado al Gobierno japonés que "reflexione sobre la historia y corrija sus errores", al tiempo que ha recalcado que los pueblos de China y el resto de Asia "nunca permitirá que Japón vuelva atrás en el tiempo".
Yasukuni es motivo de continuas tensiones entre Japón y sus vecinos regionales porque se erigió para honrar la memoria de los combatientes japoneses fallecidos durante los conflictos armados del siglo XX, incluidos catorce criminales de la Segunda Guerra Mundial.
El anterior incidente diplomático en torno al santuario bélico tuvo lugar el pasado mes de agosto, cuando Abe tenía previsto visitar Yasukuni para conmemorar el 68º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. Finalmente lo canceló, aunque envió a dos miembros de su Gobierno para realizar una ofrenda floral a título personal.
El pasado mes de abril, Japón ya desató un conflicto diplomático con China y con Corea del Sur cuando tres legisladores del gobernante Partido Democrático Liberal (PDL) acudieron a Yasukuni y realizaron una ofrenda floral en nombre de Abe, también a título personal.