Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perú rechaza haber responsabilizado a Quito, La Paz y Caracas del conflicto

El primer ministro de Perú, Yehude Simon, aseguró  que "el peor error del Gobierno ha sido dejar que otros grupos den un mensaje equivocado" a los nativos, sobre las leyes acerca del manejo de los recursos naturales en la selva peruana. EFEtelecinco.es
El primer ministro de Perú, Yehude Simon, rechazó hoy que el Gobierno de Alan García haya atribuido responsabilidad a Ecuador, Bolivia o Venezuela en la crisis con las comunidades indígenas, pero insistió en que hay grupos interesados en las protestas.
En una rueda de prensa con corresponsales extranjeros, Simon declaró: "no hemos echado responsabilidad al Gobierno de Ecuador, Venezuela o Bolivia, pero sí nos ha llamado la atención que el presidente (boliviano), Evo Morales, haya enviado una carta a gente radicalizada diciéndoles que hay que hacer la revolución".
La misiva de Morales fue enviada a fines de mayo a los participantes indígenas de la IV Cumbre de los Pueblos, realizada en la ciudad peruana de Puno, una semana antes de los violentos enfrentamientos en la selva amazónica que dejaron 33 muertos.
En la carta, Morales afirmó: "este es el momento para que todos sepan que nuestra lucha no termina, que de la resistencia pasamos a la rebelión y de la rebelión a la revolución. Este es el momento de la segunda y definitiva independencia".
"Nos pareció un despropósito, en un ambiente radical, hablar de revolución en un país que no es el suyo", agregó el presidente del Consejo de Ministros.
Simon subrayó que "esa es una carta que provoca dificultades, incendia pasiones y puede incendiar praderas".
"Nuestros presidentes de América Latina tienen que ser profundamente respetuosos de cada país; nosotros respetamos al presidente Evo Morales en Bolivia, pero no permitimos ni aceptamos que, por más buena voluntad, se haya mandado esta carta", puntualizó.
A su turno, el ministro del Ambiente, Antonio Brack, recordó que en una de las últimas reuniones de diálogo sostenidas con los líderes indígenas, en la provincia selvática de Datem del Marañón, "todos los que asistían tenían mochilas (bolsos) de una reunión del Alba (siglas de la Alternativa Bolivariana para las Américas, promovida por Venezuela)" en la que habían participado previamente.
"No sé si el Alba está metido o no, (pero) tenían folletos e instrucciones y todo, son cosas que son conocidas", agregó Brack.
De otro lado, respecto a la posibilidad de que hayan más víctimas del enfrentamiento armado entre indígenas y policías, el pasado viernes, el primer ministro respondió que "si fuera cierto que hay desaparecidos y (más) muertos, la Iglesia y las autoridades regionales son cómplices", pues ellas brindaron el reporte oficial de fallecidos.
"Si hay desaparecidos o fosas comunes, que nos digan, que iremos a buscar y a sancionar a los culpables", indicó.
Simon insistió en que "el peor error del Gobierno ha sido dejar que otros grupos den un mensaje equivocado" a los nativos, en relación a los perjuicios que tendrían por un paquete de leyes sobre manejo de los recursos forestales, el agua y la tierra en la selva de Perú.