Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pillay expresa su "grave preocupación" por la escalada de violencia en Egipto y llama a la calma

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha expresado este lunes su "grave preocupación" por la escalada de violencia en Egipto y ha solicitado a las autoridades que investiguen los últimos incidentes violentos en el país.
"Pido a todas las partes que renuncien al uso de la violencia. Las fuerzas de seguridad han de respetar el derecho a la protesta pacífica. Es importante que las autoridades cumplan con sus obligaciones internacionales para garantizar que los egipcios ejercen su libertad de expresión y asamblea sin miedo a la violencia o los arrestos", ha dicho.
Asimismo, ha resaltado que "los manifestantes deben asimismo garantizar que sus protestas continúan siendo pacíficas", al tiempo que ha condenado los ataques contra la Policía y las fuerzas de seguridad.
"El pueblo de Egipto tiene derecho a continuar sus vidas sin miedo a la violencia. Pido a las autoridades que abran investigaciones independientes e imparciales sobre los asesinatos, que hagan públicos los descubrimientos y que lleven a los responsables ante la justicia", ha remachado.
Este mismo lunes, el portavoz de los servicios forenses egipcios, Hisham Abdel Hamid, ha elevado a 64 el número de muertos por los disturbios y enfrentamientos registrados durante la jornada de conmemoración del tercer aniversario de la revolución que acabó con el régimen de Hosni Mubarak en las localidades de El Cairo y Giza.
Abdel Hamid ha manifestado que al menos 58 de los cadáveres presentaban heridas de bala, mientras que otro tenía heridas causadas por una escopeta de perdigones.
A este balance hay que añadir la detención de 1.079 "vándalos" en posesión de fusiles de asalto, cócteles molotov, fuegos artificiales y otras armas, según datos del Ministerio del Interior.
La jornada de conmemoración de la revolución se vio marcada por una gran polarización entre las autoridades interinas y la organización islamista Hermanos Musulmanes y otros grupos que se oponen al Gobierno militar.
Asimismo, se vio precedida por un día en el que tres atentados sacudieron El Cairo y Giza, matando a cinco personas y dejando a decenas de heridos, así como causando importantes daños materiales.
El derrocamiento en julio de 2013 del entonces presidente Mohamed Mursi, miembro de la organización islamista Hermanos Musulmanes, ha dado paso a uno de los periodos más violentos de la historia reciente de Egipto.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de sus seguidores y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.