Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pinzón califica como "cínico y sinvergüenza" el reconocimiento de los atentados por parte de las FARC

El ministro de Interior de Colombia, Juan Carlos Pinzón, ha calificado como "cínico y sinvergüenza" el reconocimiento de los atentados por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en referencia al ataque perpetrado en el municipio de Pradera, ubicado en el departamento de Valle del Cauca (oeste).
En varios mensajes publicados en su perfil oficial de Twitter, Pinzón insiste en que estos actos terroristas "deben ser llevados a la justicia" para poder "condenar a todos los responsables" y "resarcir a las víctimas". Este mismo viernes la guerrilla reconocía un ataque a un helicóptero en Antioquia.
La reacción del ministro choca con la expresada sólo unas horas antes por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien ha "valorado" que las FARC hayan reconocido la autoría del ataque en el Valle de Cauca, en el que hubo una víctima mortal.
"Condenamos los ataques terroristas, eso no está dentro de las reglas de juego (del proceso de paz), pero por lo menos valoro que hayan reconocido que fueron ellos", ha dicho a la prensa colombiana desde el Foro Económico Mundial, que se celebra en la ciudad suiza de Davos.
El pasado 15 de enero, guerrilleros de las FARC hicieron explotar una moto bomba frente a las dependencias policiales de Pradera, dejando un muerto y 56 heridos, además de importantes daños materiales.
RUPTURA DE LA TREGUA
Se trata del primer atentado que las FARC han llevado a cabo desde que expiró la tregua unilateral que declararon el pasado 15 de diciembre, y que ha estado un mes en vigor, con motivo de las fiestas navideñas.
Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.
Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.
El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.
La semana pasada, las delegaciones del Gobierno y las FARC comenzaron el 20º ciclo de conversaciones con el tema de los cultivos de drogas ilícitas sobre la mesa de negociaciones.