Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía de Egipto detiene a dos periodistas en una redada en el Sindicato de Periodistas

Las fuerzas de seguridad de Egipto han detenido este domingo a dos periodistas durante una redada en la sede en la capital, El Cairo, del Sindicato de Periodistas, que ha descrito la operación como "sin precedentes".
El presidente del organismo, Yahia Qallash, ha detallado que unos 50 agentes han entrado en la sede para detener a Amr Badr y Mahmud el Sakka, protestando por el hecho de que "se debería haber informado al sindicato por adelantado".
Sin embargo, el portavoz del Ministerio del Interior, Abubakr Abdelkarim, ha subrayado que "sólo cuatro agentes entraron en el sindicato para detener a los periodistas, que les siguieron de forma voluntaria", según ha informado el diario local 'Al Ahram'.
La Fiscalía había emitido órdenes de arresto contra ambos periodistas por varios cargos, entre ellos "difundir rumores sobre las islas de Tiran y Sanafir", tal y como ha desvelado el propio Qallash.
El Tribunal de Delitos Menores de Dokki ha dictado este mismo domingo una orden que prohíbe informar sobre el proceso judicial abierto contra los detenidos durante las manifestaciones masivas de las últimas semanas contra la cesión acordada por el Gobierno de las dos islas del mar Rojo a Arabia Saudí.
Los detenidos están acusados de delitos como protesta sin autorización, perturbación del orden y la seguridad públicas y pertenencia a una organización terrorista, en referencia al ilegalizado grupo islamista Hermanos Musulmanes.
El sábado se filtró la cifra de detenidos durante las protestas, que ronda las 237 personas. Las manifestaciones se convocaron contra el presidente del país, Abdelfatá al Sisi, por la cesión de dos islas del mar Rojo a Arabia Saudí.
Fuentes oficiales saudíes y egipcias han argumentado que las islas pertenecían a la monarquía saudí y que únicamente se encontraban bajo control de Egipto debido a que Riad pidió en 1950 a El Cairo que las protegiese.