Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Federal toma 13 municipios por lazos entre municipales y crimen organizado

El ADN revela que los cuerpos hallados en las fosas no son de los estudiantes desaparecidosREUTERS

La Policía Federal de México se ha hecho con el control de la seguridad en doce municipios del estado de Guerrero y uno del estado de México debido a los presuntos lazos entre las fuerzas de seguridad locales y el crimen organizado.

El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, ha sostenido que el despliegue federal es adicional al existente en las localidades de Iguala y Cocula, ambas ubicadas en Guerrero, según ha informado el diario mexicano 'El Universal'.
En base a estas informaciones, los agentes de los municipios afectados por el despliegue serán desarmados e investigados para comprobar sus presuntas relaciones con el crimen organizado.
Rubido ha detallado que los municipios en los que la Policía Federal se ha desplegado con apoyo del Ejército son Apaxtla, Arcelia, Buenavista de Cuéllar, Coyuca de Catalán, General Canuto A. Neri, Ixcateopan de Cuauhtémoc, Pungarabato, Pilcaya, San Miguel Totolapan, Taxco de Alarcón, Tlapehuala, Teloloapan e Ixtapan de la Sal, este último en el estado de México.
Las medidas han sido tomadas tras la desaparición de 43 'normalistas' --estudiantes de magisterio-- entre el 26 y el 27 de septiembre en el marco de una protesta contra al reforma educativa del Gobierno mexicano que desembocó en violentos enfrentamientos con la Policía que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.
Se sospecha que estos 43 'normalistas' han sido víctimas de la organización criminal Guerreros Unidos, a la que algunos señalan como el brazo armado de los gobiernos municipales de la zona, por lo que las autoridades mexicanas intentan identificarlos entre los restos hallados en fosas comunes.