Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía turca detiene a 25 personas, algunas de ellas durante una redada a una ONG de la frontera con Siria

El departamento antiterrorista de la Policía turca ha detenido este martes a 25 personas supuestamente vinculadas a Al Qaeda, algunas de ellas durante una redada en la sede de la ONG Fundación de Ayuda Humanitaria (IHH por sus siglas en turco), ubicada en la localidad de Kilis, en la frontera con Siria, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Esta batida forma parte de una operación simultánea contra combatientes vinculados a Al Qaeda en seis provincias diferentes: Estambul, Van, Kilis, Adana, Gaziantep y Kayseri, según el diario.
Al menos tres personas han sido detenidas en la operación de Estambul, en los distritos de Bagcilar, Fatih y Kucukcekmece, y han sido enviados a Van para llevar a cabo la investigación pertinente.
Las unidades de seguridad, que aseguraron formar parte del departamento antiterrorista de la Policía de la localidad de Van, llegaron a la sede principal de la ONG en torno a las 6:30 de la mañana. Sin embargo, ni el gobernador de Kilis ni el Departamento de Policía han confirmado tener información acerca de esta redada.
En respuesta, el secretario general de IHH, Yasar Kutluay, ha hecho pública la preocupación de la ONG por la reciente redada y ha asegurado que esta operación está destinada a evitar que la ayuda humanitaria de su agencia alcance el país vecino, en guerra desde hace casi tres años.
"Están intentando mostrar al IHH como si estuviera relacionado a organizaciones terroristas", ha asegurado Kutluay, que ha definido la redada como un "ataque" contra la ONG.
INVESTIGACIÓN DEL MINISTERIO
Uno de los abogados de la agencia humanitaria, Ugur Yildirim, ha asegurado que el Ministerio de Justicia ha abierto una investigación sobre los agentes que condujeron la redada. Asimismo, Yildirim sostiene que esta redada forma parte de una operación que ya se había lanzado en 2012 contra un hombre que había estado trabajando en IHH durante nueve meses.
El coordinador de prensa de la ONG, Serkan Nergis, también ha hecho público su descontento con la actuación de la Policía y ha asegurado a través de su cuenta de Twitter que la redada se había llevado a cabo fuera de la ley.
"Las unidades de Policía empezaron a buscar en la sede después de echar a todo el personal y sin esperar a que llegaran nuestros abogados", ha escrito Nergis. Las autoridades han requisado todos los ordenadores que se encontraban en la oficina de la ONG.
IHH, que basa su acción de ayuda humanitaria en los principios islámicos, es el propietario del buque Mavi Marmara y fue uno de los principales organizadores de la flotilla que quiso transportar ayuda humanitaria a la Franja de Gaza en mayo de 2010 y que fue asaltada por el Ejército israelí.