Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía desaloja una refinería ocupada por manifestantes contrarios a la reforma laboral en Fos-sur-Mer

Agentes de la Policía francesa han desalojado este martes a unos 200 manifestantes contrarios a la reforma laboral que permanecían encerrados en una refinería de la compañía Esso y un depósito de combustibles en la localidad de Fos-sur-Mer, en el sureste de Francia, según ha informado el diario 'Le Parisien'.
La operación de las fuerzas de seguridad ha comenzado a las 4.00 horas y se ha prolongado hasta las 6.00. Según la Prefectura, los manifestantes han respondido a la intervención de los agentes lanzándoles "numerosos proyectiles", por lo que los uniformados han empleado gases lacrimógenos. La operación se ha saldado con siete agentes heridos leves y han sido detenidos cuatro manifestantes.
Los manifestantes, que permanecían encerrados el recinto desde el lunes, han quemado neumáticos y han impedido el paso de vehículos y camiones. La circulación se ha reactivado tras la operación policial de este martes.
El sindicato CGT ha censurado la brutalidad de las fuerzas de seguridad galas y ha dicho que en la refinería se han vivido "casi escenas de guerra" con disparos de bolas para levantar las barricadas. Además, ha denunciado que las acciones de los agentes han dejado a varias personas heridas. No está previsto que la refinería pueda retomar este martes su producción.
"Hemos sido desalojado por las CRS sin aviso previos", ha explicado Yann Maneval, un dirigente de una rama local de CGT. El dirigente sindical ha dicho que los manifestantes están siendo agredidos con "cañones de agua, gases en grandes cantidades" y con porras. En su opinión, la actuación de la Policía supone "una declaración de guerra".
Los manifestantes reclaman al Gobierno que retire la reforma laboral por considerar que recorta los derechos de los trabajadores. Las protestas contra la reforma laboral están afectando a seis de las ocho refinerías que hay en Francia.