Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía sospecha de motivos políticos detrás del tiroteo de uno de los líderes de los 'camisas rojas'

La Policía de Talandia ha indicado que las investigaciones preliminares en torno al tiroteo de Kwanchai Praipana, uno de los líderes de los 'camisas rojas', en la jornada del miércoles revela que podría haber una motivación política detrás del ataque, según ha informado el diario tailandés 'The Nation'.
El Frente Unido Nacional por la Democracia contra la Dictadura (FUNDD), cuyos integrantes son conocidos como 'camisas rojas', apoya al exprimer ministro Thaksin Shinawatra y salió masivamente a las calles en 2009 y 2010 tras una denuncia del exjefe de Estado contra el entonces primer ministro, Abhisit Vejjajiva, por su papel en el golpe de estado que le derrocó en 2006.
Las manifestaciones de los 'camisas rojas' fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad y se saldaron con la muerte de 90 personas y alrededor de 2.000 heridos.
En diciembre, un tribunal tailandés acusó de asesinato a Abhisit y al entonces viceprimer ministro, Suthep Thaugsuban. En la actualidad, tanto Suthep como Abhisit encabezan las manifestaciones de los 'camisas amarillas' para pedir el fin del Gobierno de Yingluck Shinawatra --hermana de Thaksin-- y solicitar el traspaso de poderes a un Consejo del Pueblo sin necesidad de que se celebren elecciones.
El tiroteo tuvo lugar apenas un día después de que el Gobierno anunciara su decisión de declarar durante 60 días a partir de este miércoles el estado de emergencia en Bangkok y en las provincias aledañas, una medida adoptada para intentar contener a los manifestantes que exigen la dimisión del Ejecutivo de Yingluck.
El decreto de estado de emergencia faculta a las fuerzas de seguridad para imponer toques de queda, detener a sospechosos sin cargos, censurar la prensa, prohibir las reuniones políticas de más de cinco personas y declarar zonas restringidas en algunos lugares de la capital del país, Bangkok.