Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía británica reduce al duque de York: lo confunden con un intruso en Buckingham

Duque de YorkGtres

El príncipe Andrés de Inglaterra, duque de York, fue reducido por la fuerza el pasado miércoles por agentes de Scotland Yard tras ser confundido con un intruso en el Palacio de Buckingham, donde las fuerzas de seguridad están en máxima alerta tras el allanamiento efectuado el pasado lunes en el lugar que sirve de residencia a la reina Isabel de Inglaterra, según informaron fuentes de Palacio al diario 'Daily Express'.

El incidente tuvo lugar en torno a las 18.00 horas cuando el príncipe Andrés paseaba por los jardines "para disfrutar del atardecer" nada más regresar de unas vacaciones de dos semanas en España acompañado de sus dos hijas y de su exmujer, Sarah Ferguson.
En mitad de su paseo, un agente de Policía derribó de un empujón al príncipe y procedió a inmovilizarle en el suelo, mientras le exigía que se identificara, según informaron fuentes de la Casa Real.
Tanto el agente como un compañero que se aproximó inmediatamente después apuntaron al duque de York con armas de fuego, de acuerdo con estas fuentes, pero Scotland Yard ha desmentido a 'The Guardian' que los policías llegaran a desenfundar y aseguró que "ni siquiera se usó la fuerza durante el incidente".
Las fuentes de Palacio, sin embargo, mantienen que el incidente fue tenso, confuso, y alimentado por lo ocurrido el lunes. "Hay mucha presencia policial en el Palacio pero lo último que te esperas que haya alguien que no se dé cuenta de quién es el príncipe Andrés", explicaron.
"Se puede decir que el duque no estaba muy contento con todo el asunto. Decir que los agentes estaban 'enormemente avergonzados' es el eufemismo del siglo", añadieron.
Una vez resuelta la confusión, el príncipe procedió a "poner a caldo" a los agentes, aunque se desconoce si serán expedientados por su comportamiento. "De todos modos, no va a beneficiar a sus carreras", indicaron las fuentes, que no obstante reconocen que "todo el mundo estaba muy nervioso por la aparición del intruso el día anterior, y está claro que estos chicos reaccionaron de una manera exagerada".