Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policías de paisano israelíes agreden a un árabe-israelí en Tel Aviv

Agentes de la Policía israelí de paisano han agredido este domingo a un árabe-israelí frente a un supermercado de la localidad de Tel Aviv en el que trabaja, incidente que ha sido grabado en vídeo y que ya está siendo investigado.
Kobi Cohen, jefe del trabajador agredido, ha relatado que dos agentes se acercaron a él y le pidieron que se identificaran, sin mostrar su placa. "En respuesta, les pidió que se identificaran, tras lo que pidieron refuerzos y, cuando llegaron, empezaron a golpearle", ha agregado.
"Hablaron con él, y estaba quieto. No intentó huir", ha dicho, apuntando que en un determinado momento "llegaron ocho agentes encubiertos que le rodearon y empezaron a pegarle".
"Los empleados que intentaron separarles fueron golpeados también, y después le tiraron (al árabe-israelí) y empezaron a agredirle como locos. No tenía un cuchillo que les pusiera en peligro", ha subrayado.
Así, Cohen ha manifestado que "todos estaban sorprendidos con lo que había ocurrido". "Sólo hay una explicación, y es que se trata de un árabe", ha remachado, según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.
Por su parte, la Policía ha dicho que "tras la oleada de atentados terroristas, y como parte de las tareas de seguridad interna, la Policía opera con determinación para localizar y eliminar a elementos ilegales del país, en interés de la seguridad pública".
"Los resultados de la investigación preliminar muestran que la Policía Fronteriza identificó a un joven que resultó sospechoso, y le pidieron que se identificara. Él se negó mientras insultaba y atacaba a los agentes, mordiendo a uno de ellos", ha argumentado.
En este sentido, la Policía ha dicho que "como resultado de la intensidad de la violencia dirigida hacia ellos, dos policías tuvieron que recibir tratamiento médico por magulladuras y mordiscos".