Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Polisario pide a la ONU que "impida los intentos de Rabat de bloquear las futuras conversaciones informales"

El Frente Polisario ha mostrado su "honda preocupación" por la permisividad del Consejo de Seguridad ante los intentos de Marruecos para obstruir los recientes esfuerzos de Christopher Ross, el enviado especial del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, para impulsar el proceso de paz, por lo que ha solicitado al Consejo que "impida los intentos de Rabat de bloquear las futuras conversaciones informales".
La carta, enviada por el representante del Frente Polisario en Naciones Unidas, Ahmed Bujari, a la presidente del Consejo de Seguridad, la nigeriana Joy Ogwu, llega el día antes de que se celebre la presentación del informe de Ross ante el Consejo sobre la situación en Sáhara Occidental.
En este sentido, Bujari ha reseñado que la exposición de Ross "es una oportunidad importante para el Consejo para revisar el estatus actual del proceso de paz y sus expectativas, así como para aumentar su compromiso con el cumplimiento de las promesas realizadas al pueblo saharaui".
"Con este motivo, recuerdo que en junio de 1990, el secretario general de Naciones Unidas --en ese momento el peruano Javier Pérez de Cuéllar--, informó al Consejo de Seguridad, en su informe S/21360, que el Frente Polisario y el reino de Marruecos habían alcanzado un acuerdo para poner fin al conflicto sobre la descolonización de Sáhara Occidental a través de un referéndum de autodeterminación que permitiría al pueblo saharaui elegir entre la independencia y la integración en el reino de Marruecos", señala en la misiva.
"En respuesta, el Consejo de Seguridad creó una misión --la Misión de Naciones Unidas en el Sáhara Occidental (MINURSO)-- con la tarea de monitorizar el alto el fuego entre las partes desde el 6 de septiembre de 1991 y para organizar un referéndum, que tendía lugar en febrero de 1992", ha agregado.
"Veinte años más tarde, esa promesa no se ha cumplido. Este fracaso del Consejo de Seguridad ha supuesto para más de una generación, que el pueblo saharaui tenga que sobrevivir en duras condiciones como refugiados, o, para los que permanecen en el territorio, la indignidad del encarcelamiento o las graves violaciones de los Derechos Humanos a manos de un ocupante ilegal que continúa expoliando los recursos naturales de Sáhara Occidental, violando así las normas del Derecho Internacional", ha dicho Bujari.
Por ello, Bujari ha recalcado la preocupación del Frente Polisario ante los "esfuerzos recientes de Marruecos por bloquear los esfuerzos de Ross". "El intento de Marruecos de bloquear el establecimiento de nuevas rondas de conversaciones informales es completamente inaceptable y ha de ser tratado de manera directa por el Consejo de Seguridad", ha recalcado, según recoge la agencia de noticias saharaui SPS.
Asimismo, ha solicitado al Consejo que reitere su llamamiento a las partes para que cumplan la Resolución 1920 --aprobada por unanimidad el 30 de abril de 2010, según la que se decidió prorrogar el mandato de la MINURSO hasta el 30 de abril de 2011 tras examinar el informe S/2010/175 del secretario general-- "para mostrar la voluntad política en las futuras conversaciones hacia el estudio de las propuestas de cada parte".
"Está claro que el actual bloqueo en las conversaciones se deriva exclusivamente de la negativa de Marruecos de entrar en las negociaciones en base a ningún acuerdo que no sea su propuesta de autonomía, un acercamiento que busca eliminar la opción de la independencia, en contradicción con la Resolución 690 del Consejo y los parámetros de autodeterminación en situaciones de descolonización establecidos por la Asamblea General en sus resoluciones 1514 y 1541.
Así, Bujari ha pedido que se siga la recomendación del actual secretario general de la organización internacional, Ban Ki Moon, según la cual "las partes deben buscar puntos en común sobre el punto de convergencia en sus dos propuestas: la necesidad de obtener la aprobación de la población de cualquier acuerdo". "Esto significa que un referéndum constituye un ejercicio libre del derecho a la autodeterminación", ha especificado Bujari. Para ello, ha solicitado la renovación del censo de votantes.
Por último, ha denunciado el deterioro de la situación de los Derechos Humanos y las condiciones socioeconómicas de la población saharaui en los territorios ocupados por Marruecos. Así, cita los sucesos ocurridos en Dajla con motivo de la celebración del primer aniversario del establecimiento del campamento de protesta Gdeim Izik en las afueras de El Aaiún.
"En los últimos meses, los países miembro del Consejo de Seguridad han mostrado reiteradamente su apoyo a las peticiones políticas de respeto a los Derechos Humanos y a la transición pacífica hacia la democracia en el mundo árabe. Los sucesos en la región han demostrado claramente que cualquier solución política en Sáhara Occidental debe reflejar la voluntad de su gente para que sea creíble, sostenible y para que asegure la paz, la seguridad y la integración regional a largo plazo", ha apostillado Bujari.