Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polonia, Finlandia y los bálticos piden que líderes europeos discutan compensar veto ruso al sector agrícola

Polonia, Finlandia y los países bálticos quieren que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE discutan "compensaciones" para el sector agrícola tras la decisión de Rusia de cerrar su mercado a importaciones agroalimentarias europeas como frutas y hortalizas, pescado, carne y productos lácteos en la cumbre extraordinaria del 30 de agosto en Bruselas, dedicada a priori a la renovación de los cargos institucionales de la UE, según han avanzado fuentes europeas.
Rusia decidió restringir el pasado 7 de agosto las importaciones agroalimentarias de la UE, Estados Unidos, Canadá, Australia y Noruega durante un año en respuesta a las sanciones contra el país por el conflicto en Ucrania.
Los Gobiernos de la UE aprobaron a finales de junio sanciones económicas en los ámbitos financiero, militar y energético contra Rusia por su papel en el conflicto en Ucrania tras el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines por un misil desde territorio controlado por los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, que dejó 300 víctimas, la mayoría holandesas.
La Comisión Europea ha cifrado en 5.252 millones de euros el valor de las exportaciones europeas al mercado ruso en 2013 correspondiente a los productos agrícolas y alimentarios vetados como las frutas y hortalizas, el pescado, la carne y la leche y los productos lácteos.
España perderá unos 338 millones de euros por el veto de Rusia y se sitúa como el sexto país de la UE más afectado por las sanciones, sólo por detrás de Lituania (927 millones), Polonia (841 millones), Alemania (595 millones), Países Bajos (528 millones) y Dinamarca (377 millones), según datos del Ejecutivo comunitario.
De momento, la Comisión Europea, que ha insistido en la necesidad de buscar ante todo mercados alternativos para la producción europea, ha aprobado un paquete de 32,7 millones de euros de ayudas para compensar al sector de la nectarina y el melocotón y ha anunciado otros 125 millones de euros para tomates, zanahorias, repollo blanco, pimientos, coliflor, pepinos y pepinillos, setas, así como manzanas, peras, frutas rojas como las fresas, frambuesa y frutas del bosque, uvas de mesa y kiwis.
La UE cuenta con un fondo de reserva para crisis de 423 millones de euros este año, que se creó a raíz de la crisis del E.colí en 2011 y su dotación total se eleva a unos 2.800 millones de euros en precios corrientes entre 2014 y 2020.
El fondo, que sólo se puede recurrir a él cuando no queda ninguna otra partida no gastada del presupuesto de la Política Agrícola Común, se financia con las aportación del 1 por ciento de las ayudas directas retenidas a los agricultores, aunque los primeros 2.000 euros que reciben están exentos de contribuir al fondo.
El Ejecutivo comunitario considera bastante probable que el fondo de reserva de este año se devuelva a los agricultores y las ayudas salgan de otras partidas no gastadas del presupuesto de la Política Agrícola Común de 2014 para las nectarinas y el melocotón y del presupuesto de 2015 en el caso del resto de frutas y hortalizas.
RECURRIR EL VETO RUSO ANTE LA OMC
Polonia también planteará "sin duda" en la cumbre extraordinaria europea la necesidad de recurrir el veto ruso a las importaciones agroalimentarias europeas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), según fuentes europeas. El Ejecutivo comunitario espera que se decida esta cuestión "en las próximas semanas".
La UE ya denunció a Rusia en junio ante la OMC por su veto a los productos de carne de porcino de la UE por considerarlo "desproporcionado". Rusia cerró su mercado a la UE -cortando casi el 25% de todas las exportaciones comunitarias- a finales de enero de 2014 y justificó su decisión por haber detectado casos de fiebre porcina africana en jabalíes en las fronteras de Lituania y Polonia con Bielorrusia, ignorando según Bruselas las medidas que adoptaron la UE y los Estados miembros para combatir la enfermedad y contener la difusión del virus.
En 2013, el valor de las exportaciones de cerdo de la UE a Rusia alcanzó 1.400 millones de euros, alrededor del 25% de todas las exportaciones comunitarias.