Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Premio Nobel Pérez Esquivel pide a Obama posponer su visita a Argentina

El activista y Premio Nobel de la Paz en 1980, Adolfo Pérez Esquivel, ha pedido al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que posponga su visita a Argentina, prevista para los próximos 23 y 24 de marzo, ya que coincide con el aniversario del golpe militar de 1976.
"El 24 es el día de la memoria del pueblo argentino y no es conveniente esta interferencia, más con representantes de un país que es responsable de dictaduras militares", ha señalado Pérez Esquivel en una carta dirigida al mandatario estadounidense que ha publicado en su página web.
El activista argentino ha insistido en que la visita coincide con el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, "el mismo día en que se cumplen 40 años de la última dictadura genocida de Argentina". Obama y su esposa Michelle viajarán a Argentina después de su histórica visita a Cuba.
Pérez Esquivel ha advertido de que la visita "va a generar tensiones", ya que "hay muchas organizaciones que no están de acuerdo con eso". Asimismo, ha criticado que el Gobierno de Mauricio Macri no haya consultado la decisión con los organismos de Derechos Humanos o con las familias de las víctimas.
La presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ya rechazó a finales de febrero la visita del presidente de Estados Unidos a Argentina y le acusó de tener "las manos manchadas de sangre".
A través de un comunicado, la líder de la organización dijo que se trata de una "invasión" y pidió que "no aparezca" en las instalaciones de la antigua Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro de detención de la dictadura militar.
"Ese hombre tiene las manos manchadas de sangre y acá no le queremos. Nuestra organización repudia con todas sus fuerzas la llegada de Obama al país. Es una vergüenza mundial recibir a un tipo de esa calaña que viene a sonreír con (el presidente argentino, Mauricio) Macri, que es peor que él", concluyó De Bonafini.