Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera entrevista con el pedófilo sospechoso de la desaparición de Maddie

Imagen de Raymond Hewlett publicada en el diario británico "Sunday Mirror". Foto: "Sunday Mirror"telecinco.es
El pedófilo Raymond Hewlett , el principal sospechoso para los McCann de la desaparición de la pequeña Madeleine, habla por primera vez del caso. Gravemente enfermo, aquejado de un cáncer de garganta, Hewlett asegura que él no mató a la pequeña Madeleine "Ésta es la verdad y no voy a cambiarla" declara. 
Hewlett, quien ha estado huido tras ser relacionado con el caso, admite que él estaba en el Algarve cuando desapareció Madeleine y que se parece al retrato robot hecho de un hombre que fue visto merodeando por el apartamento de los McCann.  Cinco semanas después de que ella desapareciese, se fue de Portugal de Marruecos para "un viaje de negocios" de un mes de duración. Allí confesó a un turista que se obsesionó con el caso y que aparcó muchas veces su furgoneta cerca del apartamento de los McCann. Pero Hewlett se niega a dar una coartada para el día de la desaparición. "Tengo una coartada pero ¿porque la voy a dar? Hay una persona que podría decir dónde estaba ese día pero ¿porque habría de implicarla? Yo no he hecho nada malo. ¿Por que tendría que probarlo?"
Y continúa: "Me sometería a un detector de mentiras. Haría las pruebas que tu quieras. La única vez que he visto a Madeleine McCann ha sido en los posters de "Se busca" y en la televisión de un bar una vez, pero yo nunca la he visto en persona".
Lo implicó en el caso el detective de los McCann
Fue el detective de los McCann el que lo convirtió en sospechoso después de que su nombre le fuese dado en un interrogatorio casa por casa en Praia da Luz. Entonces registró su pasado y descubrió que su paso por la cárcel por la violación de una muchacha de 12 años a la que él atrajo a su coche y luego drogó con aguarrás, una tentativa de violación de una muchacha de 14 años y el rapto de otra.
Además, su forma de vida, junto a seis niños viviendo en un camión caravana y consiguiendo dinero como chamarileros, no ayuda a desvanecer las sombras sobre su persona.
Detectives portugueses han asegurado que desconocían su existencia hasta que el equipo de McCann destapó su nombre. Sin embargo extrañamente, Hewlett dice al "Sunday Mirror"que él fue visitado dos veces por la policía portuguesa sobre el caso de Maddie y dio una prueba de ADN a detectives y huellas digitales, aunque él nunca fue detenido o interrogado.

Los detectives de la familia no saben si creerle a él o a los investigadores portugueses. Hewlett asegura que la porlicía portuguesa ha seguido molestandoloe a él y a su familia durante 2008. Asegura que él se molestó en construir una nueva vida fuera de Reino Unido pero que su pasado vuelve a buscarlo".   LA