Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera noche de tranquilidad en Reino Unido

Varios policías en las calles de Manchester. Foto:APtelecinco.es
Reino Unido ha vivido una noche tranquila tras cuatro jornadas de disturbios, saqueos y enfrentamientos con la policía. Parece que las medidas disuasorias aplicadas por el Gobierno y el despliegue policial empiezan a surtir efecto. Los más de 1.200 detenidos estos días se enfrentan a penas de prisión de entre 10 y 16 semanas.
Los miles de agentes de policía que ha desplegado el Gobierno y las lluvias caídas esta noche parecen haber devuelto la calma a las calles británicas. Los agentes que ya ayer habían tomado Londres, esta noche se han repartido por otras ciudades como Birmingham y Manchester hasta donde se había trasladado la violencia. 
El primer ministro, David Cameron, dijo ayer que la policía actuaría con contundencia. Además, habló de una "falta de educación adecuada" tanto por parte de los padres como del sistema escolar y una "falta de ética y de moral". Hoy hay una sesión de emergencia en el Parlamento británico.
A pesar de la relativa calma si se han producido algunos momentos complicados. Ahora algunos temen que esta violencia lleve a un enfrentamiento racial entre etnias. En Birmingham un afrocaribeño embistió con su coche a un tres musulmanes que intentaban evitar los pillajes. Murieron tres jóvenes de 21, 30 y 31 años.
Algunos vecinos se muestran más que sorprendido por todo lo ocurrido. "Llevo 15 años aquí y no había visto cosa igual". Cuenta el dueño de un bar.
En total, los cuatro días de revueltas se han saldado en Reino Unido con 1.200 detenidos. No solo la policía se ha quedado sin vacaciones para vigilar las calles. Los juzgados no paran. En Londres han estado funcionando toda la noche. Los jueces despachan 10 casos a la hora. Los arrestados se enfrentan a penas de prisión de entre 10 y 16 semanas.
A todo esto hay que sumar los daños económicos. Los comerciantes británicos han advertido a las autoridades sobre las graves consecuencias que los disturbios van a tener sobre la frágil economía nacional. El diez por ciento de las compañías de ocio y comercio se han visto afectadas.
La Local Data Company (LDC), que supervisa zonas comerciales y grandes avenidas de todo Reino Unido, afirma que más de 48.000 de los 476.000 comercios analizados se han visto afectados directamente por los ataques, o indirectamente por la caída de la actividad.