Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primero de mayo antifrancés en China

Más de un millar de chinos, con banderas nacionales y pidiendo algunos de ellos el boicot a empresas francesas, se han manifestado junto a los supermercados de la firma francesa Carrefour en al menos cinco ciudades chinas, entre ellas Pekín.
Las protestas se han extendido a las ciudades centrales de Changsha y Chongqing, la suroriental de Fuzhou y la nororiental de Shenyang, muchas de ellas convocadas hace varias semanas a través de foros de Internet chinos.
Las protestas, en las que ha habido al menos dos detenidos en Pekín, se suceden a las que se produjeron hace dos fines de semana también en supermercados Carrefour de todo el país.
En Pekín pequeños grupos de jóvenes comenzaron a corear eslóganes como "boicot al Carrefour" o "abajo la CNN", siendo secundados por algunos peatones hasta que la policía ordenó que se detuvieran las protestas.
Carrefour ha apoyado los Juegos
Carrefour, así como su accionista LVMH (Louis Vuitton MoÙt Hennessy), también acusada de ayudar grupos pro-Tíbet, han negado todo vínculo con tales organizaciones y han mostrado su apoyo a los Juegos de Pekín, algo que también han hecho otras firmas francesas como Peugeot-Citroen, amenazadas igualmente por las llamadas al boicot.
Tras las manifestaciones del 19 y 20 de abril en los Carrefour chinos, protagonizadas por miles de ciudadanos en media docena de ciudades y en las que se llegaron a quemar banderas francesas, el Gobierno chino pidió a los ciudadanos que moderaran su postura y no amenazaran con ningún boicot.
Sin embargo, los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores no condenaron los hechos e incluso calificaron de "normal" que los ciudadanos chinos hayan expresado su descontento por lo que consideran una campaña de sectores occidentales contra los JJOO de Pekín y la integridad territorial del gigante asiático.
Francia, junto a medios de comunicación como la cadena estadounidense CNN o la británica BBC, se ha convertido en principal objetivo de las protestas ciudadanas chinas.   LA