Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protesta en Austria contra un baile anual donde se cita la extrema derecha europea

Miles de personas marcharon ayer por el centro de la ciudad de Viena para manifestarse en contra de un baile anual, celebrado en el histórico palacio de Hofburg de la capital austríaca, atendido tradicionalmente por los miembros de partidos políticos de extrema derecha europeos y movimientos fascistas del viejo continente. La policía austríaca cerró la mayor parte de las calles del centro de la ciudad por temor a enfrentamientos y restringió el acceso en el área inmediata alrededor del palacio. Los manifestantes caminaron por las calles cantando consignas antifascistas. Uno de los manifestantes, Dominic, explica que pertenecen al movimiento ‘Ofensiva contra la derecha extrema’ y que protestan en contra de fascistas y neonazis: “Estamos aquí para demostrar a la gente que hay otro mundo posible, un mundo mejor es posible, en el que todos los refugiados que están llegando ahora a Europa pueden ser bienvenidos”. El baile se celebra en el Palacio Imperial de Hofburg, en el que una parte se encuentra la oficina del presidente de Austria, Heinz Fischer. El baile anual y su contra protesta ya se han convertido en casi una ‘tradición’ en Austria, con cientos de policías antidisturbios patrullando las calles día y noche. En 2014 decenas de personas fueron detenidas y un policía resultó herido a causa de las cargas policiales y la ofensiva de los manifestantes, cuando la manifestación se tornó en violenta.