Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad internacional considera "desproporcionada" la sentencia contra las Pussy Riot

La sentencia de dos años de cárcel para las integrantes de Pussy Riot ha generado la crítica internacional para una condena que se considera “desproporcionada”. Manifestaciones tanto en Moscú como en diversas capitales europeas han mostrado el malestar social contra la condena y la solidaridad con las jóvenes activistas rusas.  

Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alyojina y Yekaterina Samusevich (de 29, 24 y 22 años de edad, respectivamente) fueron condenadas  por un tribunal ruso a dos años de cárcel por cometer un delito de "vandalismo motivado por odio religioso" por irrumpir en la mayor catedral ortodoxa de Moscú el pasado febrero, donde cantaron una canción con la que pedían la dimisión del entonces primer ministro, Vladimir Putin.
Tras conocerse la sentencia, decenas de personas se movilizaron en Moscú para protestar. Las fuerzas de seguridad rusas practicaron medio centenar de detenciones en las inmediaciones del tribunal que ha dictado la sentencia. La tensión entre manifestantes y agentes fue en aumento durante las diversas concentraciones, en las que se han exhibido pancartas en favor de las Pussy Riot y se han gritado consignas contra las autoridades, a las que han exigido la liberación de las tres condenadas.
En varias ciudades europeas se llevaron a cabo marchas frente a las embajadas rusas pidiendo la libertad de las jóvenes. Hubo manifestaciones en Berlín, París, Londres, Madrid, Barcelona, Nueva York y Bruselas, entre otras.
Las jóvenes ya habían recibido el apoyo de estrellas como Madonna, Paul McCartney, Red Hot Chili Peppers y Björk.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, expresó su "profunda decepción" por la "desproporcionada" sentencia  y ha asegurado que espera que "se revise y se revierta".
   "La condena de tres mujeres jóvenes, dos de las cuáles son madres de niños pequeños, a dos años de cárcel por expresar de forma pacífica, aunque controvertida, sus opiniones, es muy preocupante",  aseguró la jefa de la diplomacia europea en un comunicado. Ashton ha reconocido su "profunda decepción" por la condena y ha insistido en que espera que "esta sentencia se revise y se revierta en línea con los compromisos internacionales que ha asumido Rusia". "La sentencia es desproporcionada",  dejó claro la jefa de la diplomacia europea.
Estados Unidos calificó de "desproporcionada" la condena e instó a las autoridades de Moscú a "revisar" un caso que, advirtió, afecta a la libertad de expresión en el país. La portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Victoria Nuland, indicó en un comunicado que EEEUU está "preocupado" por la sentencia "desproporcionada" y por el "impacto negativo en la libertad de expresión" en Rusia.
En Alemania,  el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle declaró al diario alemán 'Tagesspiegel' que "la dura sentencia no se debe a la acción del grupo de música" y se mostró  preocupado por los efectos que esta condena pueda tener en el desarrollo y libertad de la sociedad civil rusa. "La libertad de expresión de los artistas comprometidos forma parte de toda sociedad democrática", agregó.
En Francia,  el Gobierno galo ha calificado de "deplorable" la sentencia rusa contra el grupo de música. "El veredicto nos parece particularmente desproporcionado, teniendo en cuenta la menor importancia de los hechos que se les imputan",  señaló el ministro de Asuntos Exteriores francés.  Sin embargo, "el procedimiento no se ha completado, los recursos de Rusia y Estrasburgo aún no se han agotado".
Amnistía Internacional (AI) lamentó la pena de dos años de cárcel y calificó la sentencia como "un duro golpe para la libertad de expresión". Para Amnistía, este juicio tiene "motivación política" y recordó que las tres mujeres participaron en una protesta "ofensiva" pero "legítima". La organización considera a las tres activistas presas de conciencia.