Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin asegura que Rusia no se dejará "arrastrar" a la "carrera" armamentística de Estados Unidos

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha criticado la construcción del escudo antimisiles de Estados Unidos porque forma parte, en su opinión, del desarrollo del "potencial nuclear" norteamericano, si bien ha querido recalcar que Rusia no se dejará "arrastrar" a una nueva "carrera armamentística".
Un día después de la inauguración de una nueva base en Rumanía, y a pesar de las insistencias tanto de la OTAN como de Estados Unidos de que no existe amenaza para Rusia, Putin ha vuelto a expresar ante mandos militares su malestar por un escudo que considera tanto una "violación" de la normativa como un desafío político.
"No es un sistema de defensa, sino una parte del potencial nuclear de Estados Unidos en el este de Europa", ha advertido el mandatario ruso, que ha abierto la puerta a reorientar el proyecto militar de su país en función de las decisiones que adopte su otrora enemigo durante la Guerra Fría.
Para Putin, la inauguración de la base en Rumanía, la construcción de un complejo similar en Polonia y el despliegue de un nuevo sistema en el Mediterráneo constituyen iniciativas contrarias al "sistema global de seguridad" e implican, además, "comenzar una nueva carrera armamentística".
"Como ya he dicho antes, no nos dejaremos arrastrar a esta carrera sino que iremos por nuestro camino, trabajando de forma precisa, sin exceder los planes sobre financiación del programa de rearme que se estableció hace unos años", ha añadido Putin.
El presidente ruso ha recalcado que Moscú pone de su parte "todo lo necesario" para mantener el "equilibrio de poder" y evitar "la aparición de conflictos a gran escala", según recoge la agencia de noticias oficial Sputnik.
IRÁN
Estados Unidos y la OTAN consideran el escudo un instrumento defensivo frente a potenciales amenazas de países enemigos y, al plantear el proyecto, Irán fue uno de los estados aludidos como justificación. Ahora, según Putin, no existe dicha amenaza y, por tanto, no cabe dicho pretexto.
"¿Dónde están ahora las amenazas nucleares de Irán? No hay amenazas", ha apuntado el presidente ruso, que se ha referido en este punto al acuerdo firmado el año pasado entre Teherán y las potencias internacionales --entre ellas Washington--.