Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin rechaza la mediación de la UE en Ucrania: "Cuantos más intermediarios más problemas"

La UE y Rusia acuerdan crear un grupo de trabajo para abordar las consecuencias económicas del acuerdo de asociación ofrecido a Ucrania
El presidente ruso, Vladimir Putin, ha rechazado de plano este martes la mediación de la Unión Europea en Ucrania tras defender que "cuantos más intermediarios, hay más problemas", mientras que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha defendido que las visitas a Kiev del comisario de Ampliación, Stefan Füle, y de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, buscan contribuir a estabilizar la situación en el país.
Putin ha dejado claro que Rusia "no va a interferir" en Ucrania y ha rechazado la mediación de la UE en la rueda de prensa conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Consejo Europeo al término de su cumbre bilateral, muy marcada por sus diferencias en Ucrania.
"No estoy seguro de que Ucrania necesite tales intermediarios. Cuantos más intermediarios, más problemas", ha insistido el ruso, que ha recalcado que "el pueblo ucraniano debe decidir" y "Rusia no va a tomar la palabra ni va a decir lo que Ucrania tiene que hacer".
Putin ha asegurado estar de acuerdo con la UE en instar al Gobierno ucraniano a "no utilizar la fuerza", algo que debe ser "el último recurso" en todo caso pero ha insistido en que también hay que instar a los "oponentes políticos" del Gobierno a "perseguir vías civilizadas", tras reprochar la "expresión de nacionalismo extremo" que se está viendo en Ucrania "completamente inaceptable" que piden la caída del Ejecutivo.
Van Rompuy ha defendido, por su parte, que "el principal objetivo" de la visita de Ashton y Füle "es evitar una escalada de violencia y establecer lo antes posible estabilidad política en Ucrania, a la vez que se respeta la voluntad del pueblo y se cumplen las normas democráticas".
Pero ha dejado claro que la posibilidad de elecciones parlamentarias anticipadas "compete a la institución democrática de Ucrania decidir", en alusión al Parlamento. "Respetamos las decisiones del Parlamento de Ucrania por supuesto. No estamos para interferir para nada en sus decisiones", ha insistido el dirigente belga, que ha reconocido que ambas partes no han discutido "en detalle" la crisis en Ucrania sino en el contexto de su participación en la Asociación Oriental, lanzada por la UE en 2009 para acercar a seis socios del Este de Europa al bloque a través de acuerdos de asociación y de libre comercio a cambio de reformas democráticas. Ucrania rechazó firmar en noviembre este texto por presuntas presiones de Moscú.
PUTIN NO REVISARÁ PRÉSTAMO Y REBAJA DEL GAS
El presidente ruso ha asegurado que no revisará el préstamo acordado a Ucrania de 15.000 millones de dólares para comprar bonos del país y el acuerdo para rebajarle el precio del gas si la oposición asciende al Gobierno. "No lo haremos. No es importante para nosotros", ha insistido el ruso, que ha dejado claro no obstante que el préstamo está condicionado a reformas estructurales en Ucrania por la necesidad de tener confianza en que recuperarán el dinero.
"Hablaremos con cualquier Gobierno de Ucrania", ha recalcado. "Para nosotros lo importante, con independencia de las fuerzas políticas en el poder, es la política económica que van a seguir", ha subrayado.
"Rusia siempre ha respetado y respetará los derechos soberanos de todos países internacionales, incluidos los nuevos estados que emergieron tras el derrumbe de la Unión Soviética" y cualquier país debe decidir dentro de sus "procedimientos democráticos" en base a análisis de coste-beneficio, ha subrayado Putin.
Barroso ha admitido que si la revocación de las leyes que restringen las libertades fundamentales y la ley de la amnistía se confirman serán "pasos importantes" para rebajar la tensión y "facilitar más pasos" hacia "una solución política a la crisis" y ha rechazado en todo caso "la mentalidad de bloque contra bloque". En todo caso, ha defendido que la cumbre ha sido "útil" y "necesaria" para "no dejar las cosas sin decir".
GRUPO DE TRABAJO
El mandatario ruso ha admitido en todo caso "la preocupación" de Rusia firma de un acuerdo de asociación y libre comercio entre Ucrania "no es de elección soberana sino el impacto económico de este acuerdo".
"Hemos tenido una discusión detallada sobre esto", ha subrayado, avisando que "muy probablemente" Ucrania perdería el régimen preferencial comercial del que se beneficia "ahora" si "firma el acuerdo de asociación" con la UE, al tiempo que ha mostrado preocupación también de que el acuerdo pueda ser "una puerta trasera para infiltrar nuestro mercado del automóvil", además de otras preocupaciones de "normativa técnica y normas fitosanitarias y estándares".
"Hoy hemos acordado con nuestros colegas europeos llevar estas cuestiones a nivel de expertos para abordarlos y clarificarlos", ha subrayado el dirigente ruso, que ha admitido que ambas partes también han hablado de la creación de "un espacio común desde Lisboa al Océano Pacífico".
Van Rompuy ha dejado claro que los acuerdos de asociación y libre comercio que la UE espera firmar con Moldavia y Georgia como muy tarde a principios de otoño siguen abiertos a Ucrania si las autoridades se comprometen con la democracia y "son plenamente compatibles con los acuerdos comerciales existentes entre Rusia y estos países".
En ese sentido, ha destacado que no "pondrán en riesgo" los vínculos económicos e históricos de Rusia con ellos y ha insistido en que la Asociación Oriental y ha insistido en que "los acuerdos comerciales pueden interactuar constructivamente con la Unión Aduanera" encabezada por Rusia "a condición de que las normas de la Organización Mundial del Comercio sean aplicadas y se garantice la libertad de decisión".
"Puede haber diferentes interpretaciones y malentendidos sobre los acuerdos de asociación y por eso hoy hemos acordado perseguir consultas bilaterales a nivel de expertos sobre el acuerdo de asociación de la Asociación Oriental y las consecuencias económicas en ambos lados", ha precisado el belga.
Ambas partes han destacado el diálogo "franco" que han mantenido para avanzar en sus relaciones estratégicas a pesar de sus "diferencias" y han confiado en resolver algunos de los conflictos comerciales y en el plano energético que mantienen de aquí a la próxima cumbre bilateral que acogerá Sochi el próximo 3 de junio. Van Rompuy ha confiado en que para entonces ambas partes hayan hecho suficientes progresos para relanzar el nuevo acuerdo con Rusia que ambas partes comenzaron a negociar en 2008.
La UE y Rusia han acordado una declaración conjunta en las que reiteran su "compromiso firme de cooperar para abordar la amenaza del terrorismo, basado en el respeto del Estado de Derecho y los Derechos Humanos". Ambas partes también han evocado la situación de los Derechos Humanos en Rusia y la UE, pero no "en detalle".