Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang critica a la ONU por sus trabajos en un borrador que pide que Kim sea llevado ante el TPI

El Gobierno de Corea del Norte ha criticado este lunes a Naciones Unidas por sus trabajos en torno a un borrador que reclama que el líder del país, Kim Jong Un, sea llevado ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por violaciones de los Derechos Humanos.
El diario estatal 'Rodong Sinmun' ha acusado a la organización internacional de intentar interferir en los asuntos internos del país y ha subrayado que "ni la ONU es una monarquía ni el Consejo de Seguridad un Senado que decida sobre asuntos internacionales".
"Si Naciones Unidas fracasa a la hora de cumplir sus responsabilidades y funciones contemporáneas, el mundo le dará la espalda por su anacronismo y falta de democracia", ha dicho, según ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
Asimismo, ha acusado al organismo internacional de estar bajo la influencia de varias potencias internacionales, abogando por una reforma del Consejo de Seguridad con el objetivo de democratizar la organización y las relaciones internacionales.
El borrador, redactado por la Unión Europea (UE), fue presentado a puerta cerrada durante la jornada del miércoles, según fuentes diplomáticas, que destacaron que es la primera vez que un borrador sobre el país asiático incluye un plan para llevar al líder del país ante el tribunal internacional.
El texto fue presentado apenas un día después de que Corea del Norte publicara ante la ONU un extenso informe sobre la situación de los Derechos Humanos en el país, rechazando una vez más la investigación del organismo internacional, que tildó de "rumores" azuzados por "fuerzas hostiles".
El informe de la ONU, compuesto por un total de 372 páginas, detalló una serie de abusos, incluyendo el uso de campos de trabajo, torturas sistemáticas, hambrunas y asesinatos comparables a las atrocidades de la Alemania Nazi.