Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang llama a la presidenta surcoreana "zorra caprichosa" y a Obama "proxeneta" tras su última reunión

Corea del Norte ha lanzado este domingo un crudo ataque contra la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a quienes ha descrito respectivamente como "zorra caprichosa", "prostituta despreciable" y "proxeneta" en respuesta al último encuentro mantenido por ambos en Seúl el pasado viernes.
En un lenguaje extremadamente descortés, incluso para el habitual estándar retórico norcoreano, el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea recomendó que la disputa internacional que mantiene con EEUU, "enemigo declarado", debería ser resuelta con "un enfrentamiento nuclear sin restricción alguna", en un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias de Corea del Norte (KCNA).
"Lo que Park ha hecho con Obama esta vez nos recuerda a una muchacha indiscreta que pide sinceramente a un gángster que pegue a alguien, o a una zorra caprichosa que pide a su pimpollo que haga daño a otra persona mientras se acuesta con él", según el comunicado.
Obama advirtió el viernes a Corea del Norte que sólo encontrará "más aislamiento" y sanciones si continúa realizando "provocaciones" como las pruebas de misiles de alto alcance o una cuarta prueba para el desarrollo de una arma nuclear.
Durante su comparecencia junto a la presidenta surcoreana el mandatario subrayó las buenas relaciones entre ambos países, sobre todo de cara a su postura en común ante las pruebas nucleares que realiza Corea del Norte.
En este sentido, Obama aseguró que si Pyongyang continúa avanzando en materia nuclear, tanto Estados Unidos como Corea del Sur y sus aliados considerarán imponer una nueva ronda de sanciones contra el país, según ha informado el diario estadounidense 'The New York Times'.
"Es importante para nosotros examinar formas adicionales con las que aplicar presión a Corea del Norte, incluso un aumento de las sanciones", ha afirmado el presidente, que ha reconocido que por el momento la presión diplomática ha tenido un impacto limitado en un país que se caracteriza por su aislamiento.