Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang detiene a "terroristas" reclutados por Seúl y Washington para "destruir" monumentos norcoreanos

Corea del Norte ha anunciado este martes que ha detenido a un grupo de "terroristas" reclutados por Corea del Sur y Estados Unidos para "destruir" los principales monumentos del régimen comunista, según ha informado el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea (CPRK).
"De acuerdo con la información recibida, los miembros del comando de los gobiernos surcoreano y estadounidense que se han infiltrado y han intentado destruir monumentos fueron localizados y detenidos hace unos días", reza el comunicado, recogido por la agencia de noticias norcoreana KCNA.
El régimen comunista ha asegurado que los "terroristas" son "traidores" norcoreanos, incluidos desertores que huyeron a Corea del Sur, que han confesado que Seúl y Washington les han pagado para atentar contra varios monumentos.
Las autoridades norcoreanas han considerado que se trata de un caso de terrorismo, por lo que han adelantado que "aquellos que se atrevan a insultar o a poner una mano sobre la gran dignidad del pueblo norcoreano no evitarán un terrible castigo", aunque no han especificado cuál.
En la misma línea, han apuntado que se trata de una "clara violación del Derecho Internacional" y han advertido a Corea del Sur y a Estados Unidos de que responderán "firmemente" a cualquier ataque contra el régimen comunista.
Un miembro de un grupo de apoyo a los desertores norcoreanos consultado por la agencia de noticias Yonhap ha indicado que tanto la detención como los planes para atacar monumentos son posibles. "He oído que un grupo de soldados norcoreanos que desertaron estaba planeando demoler la estatua del (fundador de la patria norcoreana) Kim Il Sung", ha revelado.
A pesar de ello, Corea del Sur ha considerado que dichas acusaciones obedecen a la necesidad del régimen comunista de desviar la atención popular de su inestabilidad interna. "Parece un intento de apuntar hacia la hostilidad del Sur para promover la unidad nacional", ha dicho un miembro del Ministerio de Unificación surcoreano.