Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qadri anuncia que la 'marcha de la revolución' para derrocar al Gobierno se celebrará el jueves

El clérigo Tahirul Qadri, líder del partido Pakistan Awami Tehrik (PAT), ha anunciado este domingo que la 'marcha de la revolución' para derrocar al Gobierno tendrá lugar el jueves 14 de agosto, según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.
"Nadie volverá (a sus casas) hasta que el Gobierno haya sido derrocado y el sistema haya sido cambiado", ha dicho, antes de afirmar que "si alguien da marcha atrás antes de cambiar el sistema se convertirá en un mártir", tal y como ha recogido la cadena de televisión paquistaní Geo TV.
El anuncio ha sido formulado durante un mítin frente a miles de seguidores que se había concentrado en la localidad de Lahore en el marco de una manifestación en protesta contra los enfrentamientos registrados en junio en Punyab entre los seguidores de Qadri y la Policía.
Los enfrentamientos entre los seguidores de Qadri y los agentes estallaron después de que varios policías intentasen retirar barricadas levantadas en torno a la vivienda del clérigo por sus seguidores para protegerle de ataques de la insurgencia talibán, que le tiene entre los objetivos.
El sábado se registraron nuevos enfrentamientos en la provincia de Punyab entre las fuerzas de seguridad y los seguidores de Qadri, incidentes que se saldaron con al menos seis muertos y más de un centenar de heridos.
El clérigo ha criticado en numerosas ocasiones al Gobierno del partido Liga Musulmana Pakistan-Nawaz (PML-N) y ha solicitado el fin del mandato del primer ministro, Nawaz Sharif, quien ocupa el cargo desde junio de 2013.
Qadri, que está asentado en Canadá y regresó al país el mes pasado, lideró el año pasado una marcha en la que miles de personas recorrieron las calles de Islamabad para pedir la disolución del Ejecutivo y el nombramiento de un Gobierno temporal liderado por tecnócratas.
Asimismo, a pesar de que la "marcha de un millón de hombres" no llegó a materializarse, las peticiones del clérigo de que las Fuerzas Armadas tomaran parte en la formación de un Gobierno interino provocaron que surgiesen sospechas de que Qadri actuaba bajo órdenes de los militares.
Su movimiento exige la creación de un gobierno provisional que acabe de raíz con la corrupción y la mala gestión de los asuntos públicos que han provocado problemas como los cortes intermitentes de suministro eléctrico, el exiguo crecimiento económico y el aumento de la criminalidad y la insurgencia talibán.