Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un alto cargo de Al Qaeda defiende a un estadounidense amenazado por el Estado Islámico

Un alto cargo del Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, ha defendido a través de Twitter a Abdul Rahman Kassig, un cooperante humanitario de nacionalidad estadounidense amenazado con la decapitación por el Estado Islámico, según informa 'Newsweek'.
Abu Omar Aqidi ha escrito una serie de 'tweets' para dar a conocer la labor humanitaria de Abdul Rahman Kassig, que se cambió el nombre tras convertirse al Islam, estando ya en manos de los milicianos suníes, en medio de la guerra civil siria.
"Naturalmente, asumo que era un médico musulmán que vino a Siria, pero después quedó claro que es un activista humanitario que ha servido en Deir Ezzor durante más de un año y que después ha sido secuestrado por el Estado Islámico", ha explicado.
Aqidi ha detallado que Kassig quitó la metralla incrustada en la cabeza de uno de los combatientes del Frente al Nusra y atendió "a la mayoría de los heridos" en las batallas entre las fuerzas del Gobierno de Bashar al Assad y los yihadistas en Deir Ezzor el año pasado.
El comandante del Frente al Nusra se ha pronunciado después de que la madre de Kassig, Paula, utilizara Twitter el pasado viernes para rogar a los captores de su hijo que se pongan en contacto con la familia para hablar de su liberación.
"Hemos intentado contactar con vosotros directamente para rogar por la vida de nuestro único hijo y no hemos tenido respuesta. Por favor, decídnos qué más podemos hacer para que Abdul Rahman siga viviendo y trabajando conforme a las enseñanzas del islam", dijo Paula.
Kassig combatió en las filas estadounidenses durante la guerra de Irak de 2003, pero, consternado por el sufrimiento de la población civil, decidió volver al país para establecer una red de ayuda humanitaria en la región.
El joven de Indiana de 26 años fue secuestrado hace un año por el Estado Islámico mientras trabajaba en proyectos humanitarios en Siria. Recientemente, Kassig ha aparecido en un vídeo del grupo yihadista en el que le amenazan con la decapitación.
La ejecución de Kassig debía haberse producido, de acuerdo con los plazos dados por el Estado Islámico, el pasado miércoles, pero los milicianos suníes han retrasado las decapitaciones de rehenes occidentales, por motivos que se desconocen.
Aunque el Estado Islámico surgió al calor del Frente al Nusra, rápidamente se convirtieron en rivales en la guerra civil siria y el alto mando de Al Qaeda ha condenado la actuación de su antiguo aliado.