Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qatar niega haber financiado al Estado Islámico y asegura que sólo ha apoyado a grupos armados moderados

Las autoridades de Qatar han negado este domingo haber financiado al grupo extremista Estado Islámico y han asegurado que sólo han apoyado a grupos armados moderados, algo que habrían hecho en coordinación con la CIA y los servicios de Inteligencia de otros países árabes.
Fuentes oficiales citadas por la cadena de televisión británica BBC han resaltado que se han aplicado estrictos controles financieros para intentar garantizar que la ayuda no llegara a manos del grupo yihadista, en medio de las acusaciones contra Doha por presuntamente respaldar a la formación.
Los comentarios han sido publicados poco antes de la visita a Reino Unido del emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al Thani. Este mismo mes, varios parlamentarios británicos han cuestionado las relaciones entre ambos países por los supuestos lazos de Doha con el Estado Islámico.
Sin embargo, el director de los servicios de Inteligencia qataríes ha asegurado que el país no tiene nada que ocultar respecto a su apoyo a los grupos armados que luchan contra el Ejército sirio. En el pasado, el país ha hecho frente a acusaciones por su cercanía al Frente al Nusra, brazo de Al Qaeda en el país.
Desde septiembre, Qatar ha estado apoyando las operaciones de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra objetivos del Estado Islámico en Siria, para las cuales está siendo utilizada la base qatarí de Al Udeid.
Estado Islámico es una organización yihadista nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El grupo proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.