Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rasmussen insta a los aliados europeos a comprar más 'drones' para mejorar sus capacidades de vigilancia

Se opone a que la UE cree su propio cuartel militar o sus estructuras de mando y control paralelas a la OTAN por considerarlo "un derroche"
El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha declarado este jueves que los países europeos aliados "pueden y deben hacer más para igualar el compromiso de Estados Unidos" en materia de defensa y les ha instado, por tanto, a adquirir más capacidades militares, como aviones no tripulados ('drones'), aviones de transporte y de reabastecimiento en vuelo y radares para integrarlos en el escudo de defensa antimisil aliado.
"Una OTAN fuerte necesita una Europa fuerte, con capacidades fuertes, industrias de defensa fuertes y un compromiso político fuerte", ha lanzado el danés durante un debate organizado por el 'think tank' Carnegie Europe, en el que ha advertido de las "implicaciones estratégicas" negativas de mantener los recortes generalizados en defensa por la crisis, cuando los países emergentes aumentan el suyo en "un mundo impredecible".
"Me gustaría que los aliados europeos asuman mediante la adquisición de más 'drones' para mejorar la vigilancia, más aviones de transportes mayores y aviones de reabastecimiento en vuelo para reforzar su capacidad de despliegue en operaciones y más radares actualizados en sus buques para que puedan integrarse a nuestro sistema de defensa antimisil de la OTAN", ha advertido, en alusión a algunas capacidades que faltaron entre los aliados europeos durante la intervención militar en Libia y que tuvo que poner Estados Unidos para garantizar "el éxito" de la operación.
"Espero que en el Consejo Europeo sobre Seguridad y Defensa en diciembre demuestre un compromiso político fuerte. Ayudará a reforzar a Europa. Ayudará a reforzar la relación transatlántica y ayudará a reequilibrar la OTAN. Esta es una oportunidad que no puede desaprovecharse", ha sostenido, en referencia a las peticiones de Estados Unidos, que ya ha dejado claro desde hace tiempo que deben asumir más responsabilidad para garantizar la defensa colectiva.
"Algunas de las capacidades que tenemos no las necesitamos y algunas de las capacidades que necesitamos no las tenemos. Y no es suficiente desplegar tanques en nuestras fronteras para patrullar. Las amenazas de hoy y del mañana vienen frecuentemente del otro punto del mundo, del ciberespacio"", ha manifestado. "Para impedir que el terrorismo nos golpee tenemos que estar preparados para atajarlo en su raíz" como en Afganistán, ha añadido.
Rasmussen ha dejado claro además que una Europa "fuerte" también requiere una base industrial de defensa "fuerte" y "hasta ahora la industria de defensa europea sigue demasiado nacional y fragmentada". Por ello, ha apoyado la reciente propuesta de la Comisión Europea para "reforzar la eficacia de la industria y su competitividad y ayudarle a financiar la investigación y desarrollar nuevas tecnologías militares".
Pero también requiere, ha dicho, "una voluntad política fuerte" para aumentar el gasto en defensa cuando se recuperen las economías y promover la adquisición de capacidades militares conjuntas y los programas de inversión multinacionales para garantizar que pueden intervenir "en cualquier parte" del mundo y "disuadir cualquier amenaza", insistiendo en la necesidad de contar con capacidades militares creíbles para apuntar el "poder blando" de la diplomacia en defensa de los valores de democracia y libertad, que representa la OTAN.
Rasmussen ha defendido que la UE y la OTAN deben "trabajar de forma complementaria" en base a "la división de labores" y evitar duplicidades en todo caso duplicidades dado que 22 países son miembros de ambas organizaciones.
En este defendido que aunque la UE y la OTAN podrían lanzar misiones "en paralelo" como ocurre en Afganistán o en Kosovo o bien lanzar operaciones separadas, ha rechazado en todo caso que la UE desarrolle estructuras paralelas similares a la Alianza como un cuartel general permanente de la UE o un sistema propio de mando y control por considerarlo "un derroche de dinero". "Usemos los sistemas que ya tenemos", ha defendido, algo que cree comparte "la mayoría" de países.
También ha defendido que los europeos tienen que asumir "más responsabilidad de la seguridad de Europa en su vecindad" y ha apostado por explorar vías "para ayudar a otros a construir su capacidad de seguridad" dada la capacidad "única" de la OTAN para "ayudar a los países a gestionar transiciones políticas difíciles, modernizar sus sectores de seguridad, entrenar a sus fuerzas para afrontar desafíos internos y asistirles en operar conjuntamente con las fuerzas de sus vecinos para gestionar crisis juntos".
ESTABILIDAD SIN DESPLEGAR FUERZAS
"Proyectar estabilidad sin necesidad de desplegar fuerzas. Esto es bueno para nuestros socios y es bueno para los aliados también", ha dicho el danés.
Rasmussen ha recordado que la OTAN, junto con la ONU, la UE y países individuales están analizando la petición del Gobierno libio para "ofrecer asesoramiento para desarrollar las fuerzas de seguridad libias". "Y creo que otros países en la región podrían beneficiarse de la experiencia y conocimientos de la OTAN", ha apostillado, en alusión también a los países del Norte de África.
"La seguridad actual solo puede ser una seguridad de cooperación", ha subrayado, apostando por ello por reforzar el diálogo y la cooperación con terceros socios y ampliar la red a otros países de Asia, si bien ha descartado el despliegue de tropas de la OTAN en Asia. También ha defendido desarrollar las relaciones como la Liga Árabe, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Unión Africana para ayudar a desarrollar sus capacidades para que aborden conjuntamente crisis "si lo desean".
Rasmussen ha defendido que la mayor atención de Estados Unidos en Asia también está en el interés de la seguridad de los europeos y ha dejado claro que la OTAN no va a ser una "Policía global" y "no puede ser la respuesta a todas las crisis".
"Nuestro trabajo hoy es hacer que la OTAN esté preparada, sea robusta y reequilibrada en el futuro para que en un mundo impredecible siga siendo una gran fuente de estabilidad en la que todos podamos contar", ha defendido.