Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuperados 44 cadáveres en una zanja del cuartel amotinado en Bangladesh

Las fuerzas de seguridad de Bangladesh han hallado hoy en una zanja los cadáveres de 44 víctimas del motín de la guardia especial de fronteras (BDR) en el cuartel general de Dacca, informó una fuente oficial.
El hallazgo eleva a 67 el número confirmado de muertos por el motín, que concluyó ayer después de casi 36 horas.
El jefe del Departamento de Bomberos, el general Abu Nayeem Md Shahidullah, citado por el portal "Bdnews24.com", aseguró que entre los 44 cadáveres estaba el del director del cuerpo amotinado, el general Shakil Ahmed.
"Le habían quitado el uniforme, pero pude reconocerlo porque lo conocía bien personalmente", dijo Shahidullah a los reporteros, y aseveró que los 44 cadáveres eran de oficiales del Ejército.
Según el recuento de "Bdnews.com", esta mañana los equipos de rescate habían hallado también el cuerpo de un miembro del Bangladesh Rifles (BDR) en las proximidades de una de las verjas del cuartel general.
Otras 15 víctimas mortales, pendientes de identificación, vestían uniforme del BDR y las cinco restantes son tres civiles que paseaban cerca del cuartel y fueron alcanzados por las balas y una pareja de un oficial retirado y su esposa que se alojaban dentro como invitados.
En la búsqueda de víctimas participaron tanto batallones especiales de la Policía, que ayer tomaron el control del cuartel, como miembros del Ejército que hoy entraron en la instalación.
Según la ministra del Interior, Sahara Khatun, a cuyo departamento están adscritos los BDR aunque los altos mandos del cuerpo pertenecen al Ejército, éste entró en el cuartel con autorización del Gobierno para buscar los cadáveres de la revuelta y a los que aún siguen desaparecidos.
Sahara, que ha tenido un papel principal en las negociaciones para la rendición de los amotinados y hoy acudió al cuartel a supervisar las operaciones de rescate, explicó que el personal del BDR fue recluido en un punto dentro del cuartel por lo que no hay que "preocuparse" por el acceso de los soldados.
El motín se desató tras una disputa por cuestiones salariales entre altos mandos del Ejército y miembros del BDR, que se sienten agraviados con respecto a sus "colegas" militares.
Los BDR emplean a casi 70.000 hombres encargados sobre todo de la vigilancia de fronteras pero también de asistir a Policía y Ejército cuando la situación lo requiere.
Como condición para rendirse, además de las promesas del Gobierno de atender sus reivindicaciones profesionales y no levantar cargos contra ellos, los amotinados exigieron que el Ejército se retirara del cuartel.
"Todo está bajo control", aseveró Sahara, mientras distintos medios daban cuenta de la detención de centenar y medio de guardias, algunos de los cuales negaban haber participado en el motín y explicaban que se habían convertido en rehenes de la situación.
La primera ministra, Sheikh Hasina, aseguró hoy que el Gobierno investigará quién se haya detrás del motín y mantuvo que éste no pudo ocurrir "sin instigadores".
Hasina hizo estas declaraciones tras visitar a las familias de las víctimas del motín.
El Gobierno nombró hoy a un nuevo director de los BDR, el general Moinul Hossain, informó el portavoz de Hasina, Abul Kalam Azad, quien añadió que la amnistía prometida no alcanzará a aquellos que "estuvieron directamente implicados en los asesinatos dentro del cuartel".
Además, el Gobierno declaró tres días de luto, que comenzaron hoy.