Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuperan los primeros restos que podrían ser del Airbus siniestrado

La Marina brasileña ha comenzado a recoger del mar posibles restos del Airbus A330-200 de Air France. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
La Marina brasileña ha retirado del mar un soporte para equipaje de 2,5 metros cuadrados y dos boyas que podrían ser del Airbus A330-200 de Air France que cayó al océano Atlántico el pasado domingo con 228 personas a bordo. El avión chocó con unas "tormentas intensísimas" que eran ineludibles, segun ha informado el servicio meteorológico AccuWeather.

"El helicóptero con que cuenta la fragata Constitución hizo el primer rescate y transportó el material al navío, en donde se podrá evaluar si pertenece o no al avión", dijo el brigadier general Ramón Borges, director del Departamento de Control del Espacio Aéreo de la Fuerza Aérea Brasileña.

El oficial informó de que el primer material fue retirado del mar en una zona 550 kilómetros al norte del archipiélago brasileño de Fernando de Noronha.

No han avistado cuerpos ni supervivientes

"Hasta ahora no hay informaciones de que hayan sido avistados cuerpos o supervivientes", agregó el brigadier general.

Las búsquedas en la región del accidente están a cargo de tres navíos de la Marina brasileña, que ha enviado un total de cinco barcos, y de diez aeronaves de Brasil, Francia, España y Estados Unidos que patrullan el Atlántico.
Explicaciones de Air France y Airbus 
El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, ha afirmado que Air France y el fabricante Airbus tienen "mucho" que explicar sobre el accidente del avión que cayó en el Atlántico el domingo."Eso no es una tragedia natural. No hay una explicación que no sea un fallo técnico muy grave", ha dicho Cabral a la Agencia Estado.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, ha afirmado que hasta ahora no hay ninguna explicación para la tragedia del vuelo AF447 y ha defendido la transparencia de su país en las investigaciones.
"Estamos trabajando para que podamos encontrar una explicación de lo que ocurrió lo más rápido posible, pero por el momento no tengo explicación. No estamos escondiendo nada y no hay razón para esconder", ha afirmado el ministro en una rueda de prensa en Río de Janeiro.
"Tormentas eléctricas explosivas"
Cuatro días después de su desaparición no se han determinado con precisión las causas y algunos expertos estiman que los restos encontrados por el Ejército de Brasil demuestran que el avión se estrelló contra el mar.
Otros afirman que la dispersión de esos restos es una prueba de que estalló en el aire.
Según AccuWeather, sus últimos datos indican que el accidente del vuelo 447 ocurrió cuando el avión entraba "en una zona de desarrollo de tormentas eléctricas explosivas" a unos 35.000 pies de altura (unos 10.500 metros). Y añade que los análisis de los satélites y los datos de las capas superiores de la atmósfera señalan que las corrientes de la tormenta eran del orden de los 160 kilómetros por hora.
"El vuelo 447 pudo ser como una roca a 800 kilómetros por hora rebotando sobre la superficie del agua", indica el informe.

Buscan las cajas negras

Los trabajos para hallar y recuperar las cajas negras del vuelo AF447 de Air France prosiguen, con el objetivo de intentar averiguar qué ocurrió en el avión que cubría la ruta Río de Janeiro-París y que desapareció en el océano Atlántico hace cuatro días.

Las cajas negras son dos: una destinada al registro de los datos del vuelo (FDR-Flight Data Recorder) y otra (CVR-Cockpit Voice Recorder) que graba las conversaciones de la tripulación y sonidos ambientales en la cabina mediante micrófonos colocados estratégicamente en la misma.

Homenaje en Brasil

La ciudad de la que partió el vuelo de Air France siniestrado rindió un sentido homenaje a las 228 víctimas del accidente en una ceremonia ecuménica celebrada en la Iglesia de la Candelaria, en el centro de Río de Janeiro.

Al acto acudieron familiares y amigos de las víctimas, además del ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, y su homólogo brasileño, Celso Amorim, en representación del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. RSO