Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reducen la condena a un miembro de Estado Islámico cuyo padre murió en un atentado en Turquía cuando le buscaba

Un tribunal de Túnez ha reducido este domingo a dos años de cárcel la condena contra un miembro de Estado Islámico cuyo padre murió en el atentado perpetrado en junio de 2016 por el grupo yihadista en el aeropuerto internacional de Estambul, tras viajar al país para intentar localizar a su hijo y convencerle de que abandonara el grupo.
El portavoz del tribunal de apelaciones, Alí Guigua, ha indicado que la pena de cuatro años de prisión impuesta a Anuer Bayudh ha sido rebajada, mientras que su pareja, sentenciada a dos años de cárcel, ha visto cómo la misma ha sido suspendida, por lo que podrá salir de prisión.
Un tribunal de Túnez emitió en mayo las primeras condenas tras declararles culpables de pertenencia a Estado Islámico. Ambos fueron detenidos en julio de 2016 a su llegada al país desde Turquía, según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
La muerte del padre de Bayudh, quien era director del departamento pediátrico del Hospital Militar de Túnez, cuando intentaba buscar a su hijo supuso un gran revuelo en el país, donde Estado Islámico ha perpetrado varios atentados en los últimos meses.
El mes pasado, el presidente del país, Beyi Caid Essebsi, prorrogó otros cuatro meses el estado de emergencia decretado en Túnez. El estado de emergencia da poderes excepcionales a las fuerzas de seguridad, permitiendo, entre otras cosas, limitar el movimiento de la población o prohibir manifestaciones o huelgas susceptibles de derivar en desórdenes.
Pese a que está considerada como una medida excepcional, Túnez ha estado bajo el estado de emergencia durante tres años y medio desde el derrocamiento de Zine el Abidine ben Alí en enero de 2011.
Desde el levantamiento popular de 2011 contra Ben Alí, la democracia tunecina ha sido vista como un modelo para la región, pero los milicianos islamistas son uno de los mayores retos para las autoridades.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha de Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría Libia como paso intermedio.