Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Registrados enfrentamientos entre el Ejército y milicianos del Estado Islámico en la base aérea de Al Tabaqqa

El Ejército de Siria y el grupo extremista suní Estado Islámico han protagonizado este jueves duros enfrentamientos en los alrededores de la base aérea de Al Tabaqqa, ubicada en la provincia de Raqqa.
Los enfrentamientos se han sucedido en las últimas 24 en el marco de la ofensiva de la formación --anteriormente conocido como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- contra la base aérea, el único bastión que mantiene el Gobierno en la provincia.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres y una amplia red de informantes en el país árabe, ha detallado que los 'yihadistas' han perpetrado dos atentados suicidas con coche bomba en los alrededores de Al Tabaqqa.
En medio de las informaciones sobre los enfrentamientos, la agencia estatal siria de noticias, SANA, ha publicado un teletipo para negar que el Estado Islámico haya logrado hacerse con el control de la base.
En el mismo, ha asegurado que el Ejército "ha conseguido hacerse con el control de la cercana localidad de Ejeil y las áreas de los alrededores, matando a un gran número de terroristas e incautando sus armas".
El Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a miles de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.